Vieytes, viento y algo más… (hasta Payró)

Hipólito Vieytes + Roberto Payró = Hipólito Payro

Domingo 2 de diciembre. Tempranito, preparados para partir a Vieytes. Unas nubes negras, unas gotas y algún precavido que desistió. Los demás, salimos: ¿vamos a Correa? Y… vemos… vamos a Bavio, y… vemos…

El camino hasta Bavio ya justificaba el día: analizar nubes, pronosticar lluvias, granizos, tornados y huracanes mientras pedaleábamos nos ocupó el tiempo. Llegamos a la estación de servicio de Bavio, justito para escapar de un fuerte chaparrón y seguir en deliberaciones variadas…hasta que amainó.

¿Seguimos? Hasta Vieytes es muy tarde… ¿Vamos a Payró? Seguimos en nuestro viaje con tiempo necesario para que dos pedaleantes se transformaran en patitos entre las retamas y encontraran un torneo de futbol en el pueblo.

¿Si hubo invitación para participar? No sé, pero me parece que peregrinar a los puestos de choripanes y tortas fue más fuerte que cualquier posible partido…

Y empezó la vuelta. Había llovido y tuvimos oportunidad de pasar por varios charcos: hubo de todo: expertos para quienes fue un paseo, quienes lo rodearon, quienes aprendimos a cruzarlos y quienes se bajaron de forma exótica en la mitad (¡pero sin caerse!).

Como cada salida de La Loma, fue la oportunidad de compartir un día maravilloso, donde aprendimos, disfrutamos y sobre todo, gozamos de esa sensación de libertad y confraternidad que cada domingo nos trae…

Andrea Horak

2018-02-28T11:55:45+00:00 3 diciembre, 2017|