Portada

¿Quienes Somos?

Salidas

Pueblo a Pueblo

Videos

Artículos

Anecdotario

Contacto

 

- ARTÍCULOS -

 

 

Los beneficios de andar en bicicleta

Además de ser un modo de trasladarse rápido, no contaminante y cómodo, pedalear es un deporte muy saludable y relajante, que ayuda a quemar muchas calorías, mantenerse en buena forma física, reducir el riesgo de infarto y mejorar las defensas

Para ir al trabajo, dar un paseo, salir de excursión, recorrer el parque, hacer las compras, practicar deporte. Además de ser una forma práctica y ecológica de moverse por las ciudades, y el medio de transporte más económico, la bicicleta también puede resultar terapéutica para el cuerpo y la mente, y ahorrarte numerosos desarreglos.

No hace falta recorrer kilómetros y kilómetros, o subir cuestas pronunciadas en bici para sacar partido de este saludable y económico ejercicio: sólo bastan unos minutos diarios de pedaleo para disfrutar de sus múltiples beneficios.

Según un informe de la Universidad Alemana del Deporte, "quienes andan en bicicleta con regularidad, se ahorran visitas al médico. Muchas personas con dolor de espalda, sobrepeso o enfermedades cardiovasculares podrían gozar de muchos años de buena salud si usaran más este medio de transporte".

Estas son algunas "buenas razones" para pasar a formar parte del creciente "club de las dos ruedas", y algunas recomendaciones prácticas para entrar al mundo del pedaleo, poco a poco, sin sufrir mayores sobresaltos ni dificultades:

* Estirar antes de pedalear. Al igual que sucede con cualquier ejercicio nuevo, no empieces a andar en bicicleta "de golpe", sin haber "calentado" previamente los músculos y articulaciones. Antes de pedalear, hacé algunos estiramientos previos, trabajando sobre todo los músculos de las piernas, glúteos, la zona lumbar y el cuello durante algunos minutos. Alargá, un poco más cada día, la duración de los estiramientos.

* De paseo, con precauciones. Cuando salgas a la calle o al aire libre, recuerda que debes protegerte del sol, por medio de una crema de protección solar adecuada, y del viento, mediante el uso de anteojos para sol. También es recomendable utilizar casco, chaleco reflectante y otras medidas de seguridad.

* Plan semanal para andar en bici. Según los especialistas en medicina deportiva, los beneficios de la actividad ciclista, comienzan a apreciarse a partir de los primeros 20 minutos de pedaleo, aunque cuánto más tiempo se dedica a la bici, sin llegar a la extenuación, más ventajas se cosechan. Lo ideal es dedicar tres momentos a la semana, para practicar bicicleta, sin que se superen los 60 minutos de ejercicio.

* A más minutos, más ventajas. El efecto del ejercicio depende de su duración, que siempre debe consultarse con el médico e ir aumentando progresivamente. Con diez minutos de práctica se mejora el estado de las articulaciones, 20 minutos ayudan a reforzar el sistema inmunológico ó defensas orgánicas y media hora resulta provechoso para el sistema cardiovascular. Si se pedalea durante 40 minutos, aumenta la capacidad respiratoria, y andar en bicicleta entre 50 minutos y una hora, resulta favorable para quemar calorías, bajar de peso o controlarlo, mejorar el ánimo y reducir el estrés.

* Beneficios para todo el cuerpo. La práctica regular del ciclismo ayuda a adelgazar, mantenerse en forma y fortalecer y "marcar" los músculos, sobre todo los de las piernas, y además contribuye a reducir el colesterol y mejora el riego sanguíneo. Además, disminuye el riesgo de sufrir un infarto, porque el ritmo cardíaco se eleva y la presión arterial baja.

* También es beneficioso para la columna vertebral, reforzar la musculatura de la espalda, aumentar las células defensivas del
organismo y evitar las lesiones en las rodillas, que propician otros deportes. El pedaleo es un auténtico "tónico nervioso", debido a su comprobada acción contra la depresión.

Diario el Día

subir

Alimentación e hidratacion antes de salir

Los objetivos de una buena alimentación antes de salír serán:

1. Asegurar que el organismo tiene unas reservas óptimas de energía.

2. Hidratar adecuadamente el organismo.

3. Garantizar el perfecto estado del tejido muscular y articular.

4. Evitar problemas digestivos.

5. Prevenir deficiencias minerales.

> El total de la reserva de glucógeno corporal para un individuo promedio es de 300 a 400grs.; de los que aproximadamente 100grs. se almacenan en hígado y 300grs. en músculo. Un individuo adecuadamente entrenado ha de llegar a almacenar entre 700 y 800grs. de glucógeno, de los cuales aproximadamente 600grs. estarán en músculo y 200grs. a nivel hepático. Esta reserva inicial de glucógeno permitirá obtener energía suficiente para la primera parte de la pedaleada; pero tenemos que considerar que ineludiblemente a partir de los 90 a 100 minutos de iniciada la misma, esta reserva se agotará si no la vamos reponiendo de forma adecuada (ver Alimentación Durante el Esfuerzo). El glucógeno hepático mantendrá los niveles de azúcar en sangre, en tanto en cuanto, el glucógeno muscular se empleará en las reacciones metabólicas de obtención de energía a nivel localizado del músculo.

En la comida previa a la competición ingeriremos glúcidos que tengan un índice glucémico bajo: pasta y arroz

> La actividad sobre la bicicleta, como toda actividad física, supone una quema de energía la cual produce calor, la sudoración es la forma natural del cuerpo de regular la temperatura corporal. Bajo el sol, a altas temperaturas, el cuerpo del ciclista puede llegar a perder hasta 2 litros de sudor por cada hora. Esta cantidad de agua perdida debe reponerse ingiriendo agua y sales minerales o preparados de azúcares antes, durante y después de cada etapa.

Generalmente las cifras que se manejan en cuanto a cantidad de líquido aconsejable son las siguientes:

  • Antes: cerca de medio litro hasta prácticamente media hora antes del comienzo.

  • Durante: aproximadamente un litro por cada hora. 150 ml cada 5-10 minutos es una buena cantidad.

  • Después: deberemos seguir ingiriendo líquidos para mantenernos hidratados, junto a alimentos sólidos.

Normalmente uno no suele llevar más de un litro encima cuando sale a pedalear, pero en la medida de lo posible se recomienda cumplir lo anterior.

Algunos estudios han demostrado que un buen sabor en la bebida sumado a una temperatura idónea (más bien tirando a fría) aumenta la ingesta de líquidos. Un gran aliado pueden ser los CamelBack, que es una bolsa de agua dentro una mochila que se lleva a la espalda y en la cual caben unos 2-3 litros de líquido que se extraen mediante una manguera.

Si no tomásemos nada, la deshidratación perjudicará nuestro rendimiento y salud considerablemente, pudiendo provocar la famosa "pájara" (RAE define la pájara como el bajón físico súbito que impide al corredor mantener el ritmo de la carrera ciclista), desfallecimiento, calambres en los músculos. Independientemente de las cantidades de líquidos recomendadas un consejo muy popular es el de beber antes de llegar a tener sed.

> El músculo es fundamental en cualquier manifestación deportiva; el responsable del gesto deportivo es, sin duda, el tejido muscular. Un ciclista debe en todo momento, dentro de las premisas de un peso corporal limitado, mantener su tejido muscular y tendinoso en óptimas condiciones. Esto le permitirá desarrollar un esfuerzo más continuado durante toda la pedaleada; responder mejor a los momentos de esfuerzo explosivo, recuperarse de forma más rápida y evitar lesiones de sobrecargas musculares o articulares.

Este catabolismo se neutraliza o mitiga con la ingestión inteligente de aminoácidos antes, durante y después del esfuerzo deportivo. Los resultados prácticos a nivel de rendimiento son tan evidentes que hacen innecesaria cualquier polémica al respecto.

> Durante el ejercicio físico la sangre se redistribuye, siendo los músculos los que la reciben en mayor proporción, mientras es mucho menor la cantidad que llega al tubo digestivo. En un esfuerzo intenso, el flujo sanguíneo hacia el tubo digestivo es aproximadamente una quinta parte de lo que sería en condiciones de reposo. Como consecuencia de este hecho y de un modo inevitable, sabemos que la aportación de sangre a las vísceras puede reducirse hasta un nivel crítico, sobretodo si se asocian otros factores tales como la hipertermia, la hipoglucemia, la deshidratación o el conjunto de todos ellos. Es imprescindible tener en cuenta todos estos factores, con el fin de evitar los riesgos de sufrir trastornos digestivos; así previamente a la prueba consideraremos:

* Mantener nuestro organismo hidratado adecuadamente (una deshidratación del 3% provoca serios calambres a nivel de estómago); esta hidratación deberá mantenerse a lo largo de toda la prueba.

* Hay que suprimir los alimentos ricos en fibra el día de la prueba. Es decir, evitar comer legumbres, fruta, y alimentos que produzcan gases.

* La administración de medicamentos anti-inflamatorios antes de la prueba, puede producir una fuerte irritación gástrica.

* Evitar la ingestión de las bebidas de hidratación excesivamente frías.

* El tiempo previo a la prueba desde la última comida que, en general, en casi todos los deportes puede considerarse de unas 3 horas. Luego, en el transcurso de la misma, pueden tomarse alimentos ya sean líquidos o sólidos.

Controlar todas estas condicionantes disminuirá el riesgo de aparición de trastornos digestivos que limitarían severamente la capacidad de rendimiento del atleta.

Un ejemplo de comida pre-entreno - competición:

  • un plato de pasta o arroz

  • una porción de tarta casera tipo: tarta de manzana. Evitar las de crema o nata.

  • pan con miel o mermelada. (una porción)

> Durante los fenómenos de contracción muscular se consumen de forma activa diferentes sales minerales, fundamentalmente sodio, potasio, calcio y magnesio. La incorporación de estos nutrientes en cantidades moderadas (nuevamente con el fin de evitar trastornos digestivos), es imprescindible para optimizar el rendimiento físico. La solución hipotónica que empleamos como vehículo de hidratación, aparte de elementos glucídicos y otras ayudas ergogénicas (aminoácidos ya mencionados), debe incorporar estas sales minerales.

Fuentes:                         

bikezona.com

ciclismoenred.com

subir

Los 100 kms

Por Rouleur

Todos alguna vez quisimos hacer nuestros primeros 100 km. en un día en bici. Para algunos esta distancia marca un hito como ciclistas, como si fuera un paso a otra categoría; para otros es un desafío personal con el atractivo de los números redondos… Como sea, hacer 100 km.

En una etapa no es nada difícil y cualquier persona con cierto entrenamiento puede lograrlo. El propósito de esta nota es ayudar a los que quieren intentar esta distancia por primera vez, no sólo a hacerlo sino a terminar el recorrido sintiéndose bien y no agotados ni doloridos.

Algunas recomendaciones:

Entrenamiento: generalmente se acepta que podemos encarar con éxito una distancia dada si estamos en condiciones de recorrer cómodamente el 70 – 75 % de esa distancia.  Por eso es conveniente entrenar hasta poder recorrer 70 – 75 km. con facilidad. Lo ideal sería salir por lo menos 3 veces por semana: 2 salidas cortas (para empezar pueden ser de 10 a 20 km.) y una larga (de 30 a 40 km.). Luego ir aumentando a lo largo de 3 o 4 semanas hasta llegar a 2 salidas de 25 – 35 km. y una de 65 – 75. Si podemos salir más días mejor, pero descansar por lo menos un día por semana.

En estas salidas se puede ir probando la alimentación, hidratación, posición en la bici (los primeros días son normales los dolores causados por el asiento, después se pasan), paradas, ritmo de marcha, etc. En la salida larga hay que tratar de mantener el ritmo que nos proponemos para los 100 km., cómodo pero no excesivamente lento (estar mucho tiempo sobre la bici también cansa). Si nuestra bici tiene cambios, es mejor usar uno que permita pedalear ágilmente y sin hacer mucho esfuerzo (plato del medio y piñón 4, 5 o 6). Puede parecer más fácil usar el plato grande, pero a la larga cansa más. Es mejor parar poco y por poco tiempo (no más de 10 – 15 minutos cada hora, más o menos).

La bicicleta: cualquier bici rodado 26 o 28 sirve, con o sin cambios, pero no son recomendables las playeras, porque la posición no es muy adecuada para distancias largas. La medida del cuadro debe ser adecuada a nuestra altura, y es muy importante que la regulación del asiento y manubrio sea correcta. El asiento es mejor que no sea excesivamente ancho o blando (al principio puede parecer más cómodo pero para distancias largas no es así). La bici debe estar en perfectas condiciones, los movimientos bien ajustados y engrasados, las ruedas centradas y bien infladas. No usar cubiertas con “tacos” (consumen mucha energía), sino preferentemente lisas.

Alimentación: antes de la salida, comer bien y en lo posible dejar pasar por lo menos 1 hora. Son recomendables los hidratos de carbono como pan integral, cereales, miel, frutas, etc. Durante la salida conviene comer frecuentemente (cada hora, por lo menos) y en poca cantidad: bananas, barritas de cereal, granola, galletitas dulces o saladas, etc. No comer excesivamente en las paradas.

Hidratación: el agua sirve, aunque algunos prefieren alternarla con bebidas deportivas como Gatorade ®. Hay que tomar agua regularmente, sin esperar a sentir sed. Una caramañola común de 750 ml debería durar menos de 1 hora y media, mucho menos si hace calor.

Varios: Es conveniente usar calzas de ciclista (sin ropa interior) pero no imprescindible. No son recomendables los jeans. Son adecuadas las zapatillas con suela rígida (nunca usar ojotas o alpargatas). No hacer ningún cambio en la bici (especialmente asiento) antes de la salida. Tratar de mantener todo igual a las salidas de entrenamiento, incluyendo la alimentación e hidratación. Es bueno dejar todo preparado la noche anterior y dormir bastante. Desayunar y después de un rato salir, sin esforzarse mucho al principio. Tratar de mantener el ritmo previsto, pero si hay viento en contra no agotarse luchando contra él; usar un cambio más bajo, si tenemos, y reducir la velocidad hasta lograr un ritmo cómodo. Es más fácil y ameno ir en grupo, con otros que van a una velocidad similar a la nuestra. Pero no hay que tratar de seguir a los más veloces que nosotros, sobre todo en los primeros 70 km. Es preferible reservar fuerzas para el final a cansarse a mitad del recorrido. Se puede elongar sobre la bici y durante las paradas, y cada tanto pararse sobre los pedales y cambiar la posición de las manos en el manubrio para favorecer la circulación y evitar entumecimientos.

 ¡ Ya está! Ahora vamos por los 200… ¡

subir

Travesías

Por Mariano Lorefice

Para encarar una travesía de larga distancia, algunas preguntas que debemos hacernos son: ¿Qué paisaje nos gusta? ¿Cuánto queremos pedalear por día y cuánto podemos? ¿Qué llevar? ¿Cómo prepararnos?

Además, si sos principiante en este tipo de travesías, aquí van algunas cuestiones a tener en cuenta:

- Si no tenés experiencia y entrenamiento y aun así decidís hacer un viaje largo, es importante que dispongas de buenas dosis de tiempo, paciencia y voluntad. De esta forma irás aprendiendo, te pondrás fuerte y descubrirás que si hay voluntad y trabajo no hay obstáculos. Pero la voluntad, sin el tiempo y la paciencia como aliados, es muy limitada.

- Si nunca anduviste por terrenos diferentes a los que estás acostumbrado, con la bici cargada, acampando y al momento de la travesía no tenés mucho entrenamiento, lo más recomendable es tomar como base una localidad y desde ella hacer diferentes salidas, que irán aumentando en grado y dificultad de acuerdo a nuestra evolución. Por ejemplo, si estás en la Patagonia, antes de hacer un viaje desde Junín de los Andes a Esquel es preferible viajar a cualquiera de estos lugares y desde allí ir conociendo los alrededores y a nosotros mismos. Un día se puede hacer una salida corta y llevar en las alforjas lo mínimo como para una jornada y otro día se puede cargar la carpa y el equipo de campamento e ir a algún lago cercano. De esta manera te irás habituando a los cambios de terreno y descubriendo tu capacidad física y ritmos de marcha.

- Si, en cambio, estás entrenado y sos capaz de pedalear 100 km o más, acordate de la prudencia. Por lo general la gente que se cree fuerte suele "arremeter" con ritmos y hábitos que no tienen relación con el lugar. No es lo mismo pedalear en tu lugar habitual que con condiciones variables y sorpresas. Es recomendable armar las etapas de pedaleo con cierto margen y tratando de que siempre te queden energías. Hay casos de gente que sufrió tanto en su primer viaje que jamás realizó un segundo.

En cuanto al entrenamiento previo a la travesía, lo mejor es habituar el físico buscando condiciones geográficas que se asemejen o reproduzcan las del lugar que vamos a visitar. Es difícil reunir estas condiciones, pero aquí van algunos tips:

- Si vas a lugares con caminos de ripio, hay que acostumbrarse a ellos previamente, porque allí uno hace más fuerza y el dominio de la bici es diferente.

- Salir a entrenar con la bici cargada te permitirá ir probando el equilibrio con diferentes pesos y volúmenes en las alforjas.

- Es útil rodar con cubiertas bien gruesas y antes del viaje cambiarlas por finas. Por lo general con cubiertas híbridas, para ripio y asfalto, de 26x1.50, alcanza. Si entrenás con cubiertas con tacos y poca presión, al dejarlas sentirás la bici más ligera.

- Las condiciones de una cuesta se pueden simular en una bicicleta fija, de gimnasio o de spinning. Para subir bien lo importante es hacerlo a un ritmo parejo, encontrar el desarrollo justo y el equilibrio entre peso y agilidad. No hay que ir muy trabado en un esfuerzo bruto, que termina reventando las piernas y contracturando la espalda. Si te gusta subir cargado, cambiá de vez en cuando a una relación más ágil y verás cómo el cambio te renueva.

- Recomiendo hacer semanalmente dos o tres salidas de dos horas, alternando días de intensidad y días suaves.

- Se puede utilizar como complemento el gimnasio y otras actividades aeróbicas, como la natación y la carrera pedestre. Si no se dispone de mucho tiempo, con 40 minutos de trote, a buen ritmo, se pueden obtener mejores beneficios aeróbicos que con el mismo tiempo en la bici. Para el fin de semana, es bueno hacer una salida larga, de unas cinco horas. Al comienzo hay que estar bien relajados, sin importar la velocidad o la distancia, sólo para habituar el cuerpo y la cabeza a esos tiempos sobre la bicicleta. Después se podrá ir aumentando la distancia y reducir las paradas al mínimo. Disciplina y autocontrol son condiciones que ayudan.

marianolorefice@yahoo.com

www.patagonia-biking.com

subir

Niveles de exigencia

Cuando se propone una salida, se espera que todos los participantes se sientan cómodos y que disfrutemos de la misma. Por eso, en el detalle de la propuesta, siempre indicamos el nivel que presenta y las condiciones de la misma. No siempre hay una homogeneidad de conceptos en relación al significado de cada nivel. No siempre están claramente definidos o enmarcadas las salidas en uno de ellos.

A fin de poder dar una idea de lo que decimos cuando indicamos un nivel, es que diferenciamos cuatro como principales:

Familiares

Principiantes

Media Distancia

Larga Distancia

Aclaración: Para todos estos niveles, no influyen las edades ni el sexo. Para todos los niveles, recomendamos el uso del casco y llevar siempre caramañola o botellita con agua y evitar llevar mochila o si llevan, no muy cargada. Y por último, siempre hay alguien que pueda darnos una mano con algún problema que se nos presente mientras estemos pedaleando.

Salidas familiares (paseos):

No requieren experiencia previa en la actividad ni preparación física especial.

Aunque nunca hayas practicado el ciclismo ni hayas participado de alguna salida, no tenés que renunciar a experimentar la grandeza de la naturaleza o a enriquecerte pedaleando a su lado.

Estos paseos están diseñados de forma tal que, con un nivel de exigencia físico bajo, podamos disfrutar de un paseo en bicicleta entre amigos y con todos los ingredientes de “una gran salida de cicloturismo”.

Amar la naturaleza, sentir curiosidad y respeto hacia ella y tener ganas de andar en bicicleta son los únicos requisitos necesarios para participar en cualquiera de las salidas de este tipo.

La distancia a recorrer puede variar entre 20 y 30 kms aproximadamente y las horas del día dependen del lugar a donde vamos.

Destinos de este tipo pueden ser la clásica vuelta a los muñecos de fin de año o paseos por el Parque Pereyra.

No se requiere una bicicleta especial. Las velocidades de marcha son bajas.

subir

Principiantes:

Se requiere cierta preparación física y dominio en el manejo de la bicicleta.

Aunque el esfuerzo que se realiza es moderado, hay que tener algo de preparación física, pues ya deja de ser un paseo.

Si sos de las personas que utilizan la bicicleta como medio de transporte habitual de todos los días (ir a la escuela, facultad, trabajo, hacer los mandados, visitar amigos, etc.), no vas a tener ningún problema.

Los kilómetros a recorrer pueden variar entre 30 y 45 kms aproximadamente. Las velocidades de marcha son moderadas y sostenidas a lo largo de varios kilómetros. Se hacen paradas de reagrupamiento y, en destino, descansamos, comemos algo y tomamos unos mates.

subir

Media Distancia:

Requiere buen dominio en el manejo de la bicicleta y preparación física previa.

El esfuerzo que se realiza es sostenido. Las salidas pueden llevar varias horas sobre la bicicleta y pueden durar todo el día. Como requisito recomendable (no excluyente), se debería participar por lo menos de dos salidas principiantes (o del tipo) y haber terminado sin mayores problemas.

Estas salidas suelen ser largas, de mucho pedaleo constante y se debe estar preparado desde el aspecto físico. Los consejos que damos, deben estar presentes (alimentación, bebida, repuestos, etc.) y es recomendable tener conocimientos básicos de mecánica para urgencias (saber cambiar una cámara si pichás, colocar la cadena si se sale, etc).

Los participantes deberán poseer inflador, cámara de repuesto, parches y pegamento (solución).

Los kilómetros a recorrer pueden variar entre 50 kms. y hasta 90 kms. Las velocidades de marcha son moderadas y sostenidas a lo largo de varios kilómetros. Se hacen paradas de reagrupamiento y, en destino, descansamos. A veces nos quedamos un rato, tomamos unos mates, recargamos las caramañolas y seguimos.

subir

Larga Distancia:

Requieren buen dominio en el manejo de la bicicleta, sobre todo a altas velocidades y muy buena preparación física.

El esfuerzo que se realiza es sostenido durante muchos kilómetros.

Las salidas llevan muchas horas sobre la bicicleta y duran todo el día.

Como requisito recomendable, se debería participar por lo menos de dos o tres salidas de nivel medio (o del tipo) y haber terminado sin mayores problemas.

Estas salidas son largas, de mucho pedaleo constante y se debe estar bien preparado desde el aspecto físico. Los consejos que damos, deben estar presentes (alimentación, bebida, repuestos, etc.) y es recomendable tener conocimientos básicos de mecánica para urgencias (saber cambiar una cámara si pichás, colocar la cadena si se sale, etc).

Los kilómetros a recorrer pueden llegar a los 150 kms. o más en un día. Las velocidades de marcha son moderadas y sostenidas a lo largo de varios kilómetros. Se hacen paradas de reagrupamiento y, en destino, descansamos, comemos algo, recargamos las caramañolas y seguimos.

subir

Siempre se piensa en un número cuando se habla de velocidad. Es difícil decir que en un nivel (medio o larga distancia) se marcha a cierta velocidad. Si se quiere, se podrían tomar los 20 kms/h como referencia. Es decir, que se podría tomar “velocidad de marcha moderada y sostenida” como “pedalear a 20kms/k durante varios minutos sin parar”, y para estos “varios minutos” pueden ser entre 30 y 60 aproximadamente. Pero insisto, minutos más minutos menos, kms más kms menos, no todas las salidas son iguales.

Juan Matías

Comentarios sobre este artículo a info@grupolaloma.com.ar

 

subir

Consejos a la hora de comprar nuestra primer bicicleta para cicloturismo

Enhorabuena! ya hemos decidido comprar nuestra primer bicicleta para comenzar la práctica del cicloturismo. Los que siguen son algunos consejos muy generales y orientados hacia la compra de una bicicleta específicamente para la práctica del cicloturimo. Es una guía basada en la propia experiencia de algunos integrantes del grupo, experiencia tanto en la compra, en errores, en adecuamiento y en uso. Esperamos que sea de utilidad.

 

Vamos a dar unos consejos independientemente de la marca y del tipo de bicicleta que vayas a comprar.

 

Primero y principal SIN VUELTA A ATRÁS: tamaño del cuadro acorde.

Segundo y PRINCIPAL: el uso que le vas a dar y

Tercero: la visión a futuro que tengas.

Por último, y esto ya escapa al presente artículo: tus gustos particulares.

 

El tamaño del cuadro es lo más importante que tenés que tener en cuanta antes de comprar la bici e incluso antes de elegir la marca. El tamaño del cuadro es algo que no tiene regule, no se puede acomodar. Hay otro factor que tenés que tener en cuenta a la hora de elegir el tamaño del cuadro que es el llamado "luping" o en castellano "inclinación del tubo (caño) superior". Las medidas del cuadro están dadas por el alto (distancia desde la caja pedalera hasta el centro del caño superior) y largo (desde el caño vertical hasta el frente). Para las bicicletas de carrera (ruteras) estas medidas suelen variar y se piden por las dos medidas (ej. 50x54) pero para las bicis de MTB (o BTT) no tenemos esas medidas y se manejan bajo ciertos estándares que, en pulgadas, van entre los 14 y los 21 o 22 y otras marcas le dan la medida por letras como S, M, L, XL, etc. En cuanto a las marcas que miden con número tenés: las que miden por números pares, las que lo hacen por números impares, las que tienen medidas pequeñas y grandes y las que no, y las que trabajan con valores intermedios (15.5 por ejemplo).

 

(relación altura con tamaño del cuadro medido en pulgadas)

 

Te mencioné lo del luping porque vas a ver una bici de cierta marca de talle 18", por ejemplo, y te va a parecer que es pequeña, porque lo que te está engañando es justamente este factor, pero el tamaño del largo se mantiene, por lo que el error está en elegir un cuadro de talla mayor y luego trae problemas. Una marca que podes ver con luping bien bajo son las Specialized o las Schwinn.

 

 

(comparativa de dos cuadros con distinto "luping" del mismo talle)

 

En resumen: para una persona de estatura media podes empezar a ver cuadros de talla 18" que es un estándar bastante aceptable. Muy importante: si sos un poco alto, incluso, puede ser que ese talle 18" o 19" te ande bien, pero si sos "petizo" te aconsejo que insistas en buscar por lo menos un 16' que no es fácil de encontrar, pero Zenith seguro tiene. Tené cuidado con los extremos, un talle 20" para arriba ya tenés que andar midiendo casi dos metros. Tené en cuenta que vas a estar sobre la bici entre 4 y hasta 10 horas y la comodidad es lo fundamental. Pero de cualquier manera hay que probar y probar, no todos tenemos el mismo largo de brazos y piernas.

 

En cuanto al uso que le vayas a dar te menciono cuatro grupos bien diferenciados: un paseo o salidas medianamente cortas, cicloturismo en general, travesías cortas o medianas y travesías internacionales y mundiales. Con respecto a este último grupo, no voy a explayarme ya que escapa a mis conocimientos...

 

Conectando el uso que le des y tu visión a futuro, te comento que si miras para adelante y no te ves más que pedaleando por la zona, una bici de gama media o menos ya es más que suficiente. Si por el contrario, tenés intenciones de pedalear y probarte, creo que las de media gama te van a dar buenos resultados. Si tu cabeza vuela por entre las montañas y viajes de más de diez días, te recomiendo bicicletas de gama mediana a alta.

 

La gama de una bicicleta está dada por la calidad del cuadro (la dureza del aluminio) y los componentes (cambios y transmisión) y obviamente el precio... El primero está solucionado por cuadros de bicicletas de gama media para arriba así que por eso no tenés que preocuparte. Hoy día, las bicis de marcas reconocidas ya vienen con la tecnología suficiente y los refuerzos estudiados y aplicados (fíjate, por ejemplo que vas a ver en el caño que va del frente a la caja, una soldadura robusta, ese es un refuerzo muy importante, pero depende de la marca). 

 

Ahora viene la parte en la que te tenés que esmerar: y ese es el equipamiento. A este lo componen los cambios y la transmisión y los frenos. Lo que yo conozco es Shimano pero tenés Sram y otras marcas. La transmisión está compuesta por los platos (estrellas), los piñones y la cadena. Y los cambios tenés la pata trasera (o descarrilador), el descarrilador delantero y los shifters (los gatillos para pasar los cambios). En este grupo transmisión-cambios tenés los modelos de Shimano Acera o menor para bicicletas de gama baja, Alivio y Deore para bicis de gama media y XT o superior para bicis de gama alta. ¿Qué los diferencia unos de otros? Principalmente el costo. Segundo la exactitud y la precisión y tercero el peso, pero esto es significativo solo a nivel competitivo. Pero de lo que es Alivio para arriba ya te olvidas de eso. Para abaratar costos, vas a encontrarte con bicicletas que tengan una parte de un modelo y otra parte de otro modelo, eso es también una estrategia comercial. Si te vas a un Shimano Deore full, vas a tener un precio y si en cambio encontrás una combinación Alivio-Deore o Acera-Alivio, podes tener valores un poco más accesibles.
 

Qué te recomiendo: principalmente lo del talle del cuadro. Trata de charlar con el vendedor (ojo! que son vendedores! no siempre das con gente que sepa y te aconseje, muchas veces se limitan a convencerte que es la bici para vos!) y no te quedes con solo una marca, fijate varias, ya que entre ellas suelen variar un poco. Luego fijate en base a tus proyectos los que te conviene más. Podés ir a las distintas bicicletas y decir "estoy mirando" y mirar: marcas, componentes, etc. de una y de otra. Y luego que te informen el precio. 

 

Espero que esta info te sea de utilidad. El resto lo vas viendo en función de tu presupuesto. La horquilla es muy útil, pero una horquilla de mil pesos, para cicloturismo es solo un gusto. Los frenos a disco son buenos, pero no son mejores que los frenos convencionales en cuanto a la efectividad, la ventaja que le veo es que si cortás un rayo o se dobla la llanta, tenés que desconectar los frenos convencionales mientras que los frenos a disco siguen funcionando, pero los frenos a disco dificultan la instalación de una parrilla para realizar viajes.

Y ahora ya tenés bicicleta, no tenés excusa para no participar de la Próxima salida...

subir

Portada | ¿Quienes Somos? | Salidas | Pueblo a Pueblo | Videos | Anecdotario | Contacto | Artículos