Doble Cruce de los Andes 2019
Pasos Icalma y Carirriñe

.

“Cruce terminado, desafío superado, temores transformados en lágrimas y sonrisas,
sueños cumplidos, muchas cosas suceden por dentro de cada integrante,
ya nada será igual para quienes realizaron su primer cruce, de eso estoy seguro.

Amigos queridos, compañeros de la montaña, mil gracias por todo.

Gracias querida montaña que cada año nos permites pasar… será hasta la próxima;
donde nuevos sueños transitarán por tus espaldas y entonces allí, nuevamente,
pediremos tu permiso y volveremos a vernos.”

Un abrazo grande a los 24 compañeros y mis felicitaciones.

Sepan que lo mejor está por venir.

Abrazo grande.

Luis

Anochece en Junín de Los Andes, es febrero de 2019

No puedes nadar por nuevos horizontes hasta que tengas el coraje de perder de vista la orilla.
William Faulkner

Y así lo hice, decidí salir de mi zona de confort y emprender esta travesía con más dudas que certezas. Prácticamente sin experiencia, lo más cercano habían sido dos salidas con La Loma un fin de semana largo a la Reserva El Destino en Magdalena y otro fin de semana en San Gregorio (Laguna La Picasa), Santa Fe.

Todo comenzó un 3 de septiembre. Recibo un misterioso mensaje de Norma que decía que Luis Vázquez quería hablar conmigo. Hacía poco más de un año que pedaleaba con La Loma. “¿Quizás por algún trabajo?”- me pregunté.
Acudo a la cita y gratamente me encuentro en la entrada con varias caras conocidas, Noelia y Norma. Ahí ya comencé a sospechar que no era por trabajo. Me inundó una sensación de alegría y unos nervios terribles. Ya tenía mi respuesta antes de que me preguntarán… ¡Siii!
Así pasaron los meses, preparativos de último momento, los nervios de que me estaré olvidando…

Y así, sin darme cuenta ya estaba viajando en el Halcón Milenario. Llamado así por su capitán Marcelo Malizia, la copiloto Mirko, Hernán cebador de mate oficial y su servidor como soporte técnico para el GPS y guía de ruta…

Muchos kilómetros después (algunos demás porque nos pasamos en los desvíos, y varias veces) llegamos al punto de partida, el camping La Anita en Aluminé.
Luego de uno días de descanso, pesca, preparar los equipos y las bicis llego el Día D: a desarmar la carpa, bolsa de dormir y ¡a pedalear!

Primer día, aproximadamente 90 km hasta el camping La Bella Durmiete en Moquehue. En el camino paramos a almorzar en el Lago Ñorquinco, una vista impresionante…

Día dos, rumbo a la frontera… Paso Icalma. Un día muy emotivo para todos. Algunos nuestro primer cruce otros ya tenían varios en su haber, pero todos conmovidos por igual. Tras las emotivas palabras de Luis seguimos camino al camping en Icalma. Buen descanso y a prepararse para el dia siguiente.

Día tres, rumbo hacia Sierra Nevada y túnel de las raíces. La vista del volcán Lonquimay nos acompaño casi todo el trayecto… Duro recorrido, no apto para personas que sufran de claustrofobia. Gracias a Micaela y su gestión con la gente de vialidad de Lonquimay que logro conseguir que pudiéramos cruzar el túnel de raices en bicicleta, cosa que esta expresamente prohibida. Una experiencia única, un túnel de 4km de largo de una sola mano que atraviesa la montaña. Se decidió parar en un campo junto a una iglesia abandonada, llama Iglesia de los viajeros. Según la señora que amablemente nos permitió quedarnos era un supuesto cementerio. Esa noche fue camping 100% agreste.

Día cuatro, Sierra nevada, Curacautin a Parque Nacional Conguillo. El asfalto era nuestro amigo, llegamos a Manzanar y más adelante visitamos dos hermosas cascadas, El Salto de la Princesa y el Salto del Indio, en este último paramos a almorzar. Desde aquí la vista del volcán Llaima nos acompañó hasta el camping.

Día cinco, Parque nacional Conguillo vista panorámica del volcán Llaima. Creo que fue el recorrido más vistoso. El parque, las lagunas de agua cristalina reflejando las araucarias y coihues. Una infinita paleta de tonos azules y verdes …sincereamente no hay palabras que puedan describir tal paisaje.
Paramos en el camping los Pioneros en Melipeuco y nos vamos al pueblo a comprar.
Aquí lo que jamás pensamos que podía pasar, paso…me encuentro saliendo de un negocio a Marcelo y ve que su bicicleta ya no estaba… ¡un robo! Aquí en un minúsculo pueblito de Chile. La adrenalina y la bronca me invadieron, salí a recorrer lo mas rápido posible las pocas calles que tenía el pueblo a ver si podía encontrarla, pero nada…
Todas las risas y buenos momentos se convirtieron en amargura.

Día seis, se decidió esperar hasta el mediodia a ver si había noticias de la bicicleta. Poco más de media mañana al no haber novedades Marcelo decidió viajar acompañado por Mirko al consulado más cercano para tramitar todo el papelerio necesario. Nosotros los encontraríamos en Pucón donde esperábamos que pudiera conseguir otra bicicleta para seguir viaje. Salimos al mediodía hacia Cunco, luego las Hortensias y finalmente paramos en un camping en Los Laureles.

Día 7, partimos hacia Villarrica y a media mañana en un punto totalmente arbitrario del recorrido una emotiva sorpresa, nos encontramos con Marcelo y Mirko en el medio del camino ¡viajando en una camioneta! Uno de los momentos más intensos, lágrimas y abrazos. Luego nos reencontrariamos en el camping Las Rosas en Pucón, donde nos contarian los trámites y la asquerosa e insensible burocracia que tuvieron que sortear en el consulado Argentino en Concepcion para el poder continuar con el viaje.

Día ocho, día de descanso y shopping en Pucón. Luego de conseguir una bicicleta y una parrilla portapaquete para Marcelo, hicimos un “asalto comando” al local de Doite y fuimos a almorzar. Recargamos pilas y seguimos con la compras! No podía terminar el día de descanso sin algo de carne a la parrilla…

Día nueve, salimos desde Pucón a Menetue, Catripulli y paramos en Curarrehue. Llegamos temprano al camping Rucañanco y pudimos disfrutar de las frías aguas del Rio Trancura.

Día 10, rumbo hacia el paso fronterizo Mamuil Malal (Tromen). Seguimos el curso del Río Trancura, costeando el Parque Nacional Villarrica hasta el paso fronterizo. Cruzamos, tomamos la foto grupal en el hito y continuamos viaje hasta el camping Tromen. A pocos kilómetros del camping la vista del volcán Lanín ya era extraordinaria. Ni que decir cuando llegamos al camping que está situado en la base del volcán. El atardecer nos obsequió una postal indescriptible.

Día once, 30 de enero. Tromen a Junín de los andes.

Salimos de la base del volcán rumbo a Junín de los Andes. Una sensación extraña, quería llegar pero no quería que este viaje terminara nunca. Paramos incontables veces a sacar fotos, descansar aunque no estábamos cansados, estirando el recorrido hasta el último momento. Finalmente llegamos a Junín de los Andes.

Cenamos en un restaurant muy lindo y entre risas y anecdotas se hicieron las 12 h, ya era mi cumpleaños número 32. Todos me saludaron y sentí como que el viaje ya había llegado a su fin.

Esa noche casi no pude dormir, me recosté en la carpa con la puerta abierta mirando hacia el cielo estrellado y estuve horas contemplándolo en silencio. Repasando los lugares que había visitado, los paisajes y la gente nueva que había conocido en estos últimos 15 días.

Finalmente llegó la mañana desayunamos y comenzamos a preparar todo para la larga vuelta a casa.

Si me preguntan ¿qué me quedó de este viaje? Aparte de los maravillosos paisajes. Conocer a más y mejor a los compañeros, amigos con los que todos los domingos salgo a pedalear. Excelentes personas con las que tuve el gusto de compartir esta única e irrepetible experiencia. Porque seguramente haga otros cruces, pero este fue el primero…

Agustín Fileni

Recuerdos de una experiencia maravillosa

Mi meta era disfrutar….
Sabía tanto que iba a poder hacerlo como que no… pero nunca dude, siempre confié en los que me acompañaban… sabía que sola no iba a estar y eso siempre me motivo.

Y así fue… disfruté de cada momento, de cada situación, de cada compañía, de cada mate, de cada comida, de cada caída, de cada subida, de cada bajada, de cada parada, de cada silencio.

Los paisajes, los contemple
Las subidas, las canté
Los momentos de ruta (), los charlé

En los silencios, me reencontré
En una charla, me perdí
En el aire te sentí

En armar la carpa, descansé
En desarmar la carpa, me enfrenté
En todas las estrellas, las busqué

Cada día, confié
Cuando pude, ayudé
Cuando subí, me atuné

Cuando te vi, reí
Cuando me despedí, lloré
¡Pero un 29 estuve ahí!

¡Gracias a todos!

Los que lo organizan, los que opinan, los que deciden, los que dedican su tiempo, los que ponen su casa, los que fueron.

No hay mejor PLAN ni mejor RESULTADO que hacer lo que te apasiona, con gente que entiende de esa pasión y con el compañerismo que caracteriza al grupo.

16 días que sin duda… ¡volvería a vivir!

Virginia Delgado

Por favor, escuchate.

Te lo vas a agradecer.

Si resuena en vos la idea de viajar, de salir en bici y conocer algún lugar de ese modo, si sentís que es algo que te gustaría hacer pero no sabes ni cómo empezar porque simplemente nunca lo hiciste, por favor, salí y pedalea. No hay receta, solo la propia convicción. HACELO.
Salí y pedalea adonde quieras. Quizás primero a algún lugar cerca. Con lo puesto y las ganas, no más, ¡el resto se acomoda! Creeme. Sino podes ahora, por las circunstancias de la vida, pensalo fuerte hasta que le hagas un lugar. Y si no es pedaleando, andá igual, como puedas llegar. No lo pienses tanto, que hace falta mucho menos de lo que en general pensamos, y los miedos se diluyen cuando nos movemos. Salí. Por favor. Andá a ese lugar que soñás. Sin tanto rollo. Sin tanto preámbulo que frena y oscurece. La emoción y la satisfacción de lograrlo, de transitar, de llegar, de salir del espacio seguro, es algo que ojalá todos puedan vivir.

Que lo urgente no te tape lo importante.

Por favor, escuchate. Hacelo por vos

HACE REALIDAD ESO QUE SOÑAS

@ Patagonia Argentina, Neuquén

Micaela González Oviedo

Hacemos las cosas de este modo. Gracias a Dios, no nos parecemos a nadie.

El día 20 de enero de 2019 el Grupo La Loma Cicloturismo inicia una travesía en bicicleta en la Cordillera de Los Andes, arrancando desde Aluminé, Provincia de Neuquén y culminando en Junín de Los Andes el día 30 con 550 km pedaleados y muchos metros acumulados de subidas violentas de piedras sueltas.

Fuimos 25 los ciclistas que participamos.

Día 1- Pedaleamos de Aluminé a Moquehue, acampamos a orillas del lago del mismo nombre.

Día 2- Llegamos al paso fronterizo Icalma

Día 3- Partimos Sierra Nevada pasando por el Túnel Raíces penetrándonos en el corazón de la montaña, acampando en forma agreste el la Iglesia de los Viajeros con una hermosa vista del Volcán Lonquimay.

Día 4- Pedaleamos hasta el Parque Nacional Conguillio, visitando la Cascada de la Princesa y la del Indio.
Acampamos con el paisaje más hermoso… a lo lejos, se observaba el Volcán Llaima.

Día 5- Atravesamos el Parque Conguillio haciendo la ruta de los volcanes llegando a Melipeuco.
Quizá el día emocionalmente más duro, nos roban una bicicleta totalmente equipada… documentación y dinero, a eso le sumamos que un alacrán pica a una compañera y debieron asistirla en el hospital del lugar.
Todos nos solidarizamos. Porque así funcionamos. Somos 25 y somos uno a la vez. Eso amigo… no tiene precio. No se puede medir en km ni alturas.

Día 6- Luego de consensuar como resolver los imprevistos, el grupo continúa la travesía.
Siguen rumbo a Cunco, Las Hortensias y Los Laureles.
Ese mismo día fuimos a hacer la denuncia y los papeles correspondientes a Concepción. 1000 Km ida y vuelta con la firme idea de volver a reencontrarnos en el menor tiempo posible.

Día 7- El grupo avanza hacia Villarrica, por la tarde y luego de conseguir un transporte que nos llevara a Pucón, los encontramos… a los 23, en un camino caluroso, de ripio y con subidas interminables. Verlos, inundó mi alma y mi corazón de alegría, haciéndome olvidar el mal trago vivido por el robo a uno de mis compañeros.
Abrazos impagables, llanto de emoción y sobre todo percibir que nos habíamos echado de menos.
Continuamos camino para esperarlos en Pucón.

Día 8- Allí varios compañeros que entienden de bicis apostaron a la inversión de una “Cannondale”. Había que seguir juntos.
Día de compras en Pucón y muchas risas. De eso se trataba la travesía. Afianzar lazos.

Día 9-10 Ya todos con bici nos vamos a Curarrehue para el día 10 avanzar al paso fronterizo Mauil Malal y acampar en la base del Lanín.

Día 11- Partimos hacia Junín de Los Andes donde acampamos cerrando así nuestro cruce.

Cabe destacar que el viaje fue del tipo autogestionado, sin ninguna clase de apoyo externo, por lo que realza aún más el logro llevando el grupo todos los elementos necesarios como carpa, indumentaria, repuestos, cocina, etc.

Otro punto destacable fue la organización del viaje, que fue hecho con tiempo logística y recursos.

Lamentablemente uno propone y Dios dispone, y debimos hacer unos cambios, siempre pensando en el bienestar del grupo.

No se pudo realizar el camino proyectado por causas diversas. Cambios imprevistos que eran necesarios.

Quizá en este cruce la experiencia de muchos no alcanzó y se utilizó el buen criterio para tomar decisiones. Eramos 25 y debíamos cuidarnos los 25.

Todos nos solidarizamos. Porque así funcionamos. Somos 25 y somos uno a la vez. Eso amigo… no tiene precio. No se puede medir en km ni alturas.

Quizá también no todos estábamos con las piernas sumamente entrenadas, pero si algo nos sostenía era la SOLIDARIDAD,el COMPAÑERISMO y las RISAS que sobraron en toda la travesía.

Chistes, carcajadas, pesca y muchos “… y algo más”

Grupo La Loma Cicloturismo, quizá nos equivoquemos en alguna ruta… quizá nos pasemos ja ja ja, quizá no seamos un grupo de élite en el pedaleo, pero que somos felices con lo que hacemos.. no hay dudas.

Amo nuestras imperfecciones. Si no las tuviéramos… ¿qué les vamos a contar a nuestros nietos?

MirKo

.
Video del Doble Cruce 2019

realizado por Martín Sáenz

2019-06-24T00:00:43+00:00 1 febrero, 2019|