Estación de Poblet…

Relato de Analía

Salida a Poblet, es a la tarde!!!! Buenísimo… así duermo un rato más….me levanté, desayuné y almorcé a la vez…y me fui hacia 131 y 68. Cuando llegué estaba Juanjo junto a su hijo Javier , que se sumaba por primera vez al grupo….mucha…mucha gente nueva… y caras conocidas que es reconfortante ver…como Marcelo, Nora, Jorge, Natalia, Andrés, Sandra y otros tantos más… El cielo se fue despejando y se emprendió viaje …el clima fantástico, con sol y viento a favor que más se podía pedir?…chicos nuevos en sus bicis que me pasaban a mayor velocidad….pero igual como mis piernas están un poco agrandadas después de 90 km en sierra …si si…90 km en sierra, en algunas ocasiones los alcanzamos…mis piernas y yo…y en otras nos dejaban atrás…y así… llegamos a Poblet…tomamos unos mates que por primera vez sebó Rulo, junto a charlas entre amigos, conocidos y demás…amigos, conocidos… es increíble lo que te pasa con la gente del grupo…cuando te saludan como si nos conociéramos de siempre…cuando te suman a su historia personal contándote por todo lo que han pasado o lo que están pasando…por lo que han superado (como Juanjo en su salud)…por lo que están disfrutando (Andrés como papá)…Te parece que los conoces de siempre…te sentís como uno más…de este grupo maravilloso…de personas simple que salen a pedalear y que siempre te proponen avanzar…por más km, por más salidas, por más gente conocida, por más carpas…siempre por más… Después de un rato dimos la vuelta…el regreso tranquilo como la ida…sin dificultad…llegamos hasta 66 y 131,y cada uno de vuelta a su lugar…cada vez que emprendo el regreso a mi casa me aparecen palabras por mi cabeza : camaradería o compañerismo, tertulia o grupo de amigos, projimidad, ágape, amistad…..esas son las palabras que definen a este grupo en cada salida……

Analía


Aporte de Sonia

Les envío una pequeña parte de un texto, y en realidad es una escusa para ver si alguien lo leyó o lo tiene, (o lo bajo alguna vez) porque me gustaría leerlo completo pero por ahora no lo he encontrado… todos pasamos por esto alguna vez tal vez como hijos y algunos ya como padres…!!

“…Mi querida bicicleta es un texto del libro que lleva ese nombre de 1988, su autor, el escritor español Miguel Delibes, recuerda cuando niño pidió a su padre que lo ayudara a subirse a su primera bicicleta. “Luego”. Los “luego” de los padres, para un niño de siete años, “suelen durar eternidades”. El padre ayudó finalmente al niño a montar la bici y le dio el primer y definitivo consejo. “Mira siempre hacia adelante, nunca mires a la rueda”. El niño hizo caso. Corrió feliz. Hasta que “el fantasma del futuro”, la pregunta mítica (“¿qué ocurrirá mañana?”), se apoderó de él. Cómo frenar y bajarse de la bici. “Muy sencillo -respondió el padre-: frenas, dejas que caiga la bicicleta de un lado y pones el pie en el suelo.” No fue tan sencillo. El miedo paralizó al niño. “Es que no me atrevo, párame tú”, suplicó. Y el padre respondió: “Has de hacerlo tú solo. Si no, no aprenderás nunca. Y cuando sientas hambre, sube a comer”.

Sonia

2019-08-27T16:23:50+00:00 24 octubre, 2010|