Mini travesía a Chascomús

Mini travesía a Chascomús, pasando por Ignacio Correas, Bartolomé Bavio, Roberto J. Payró, Hipólito Vieytes, La Viruta, Don Cipriano, Pedro N. Escribano y Comandante Giribone

Relato de Edith

Les voy a contar esta fascinante aventura, de estos tres días, que por haberse organizado de forma rápida y no contar con la presencia de muchos de ustedes por este motivo, todo salió de 10 multiplicado por 100 a la enésima potencia. Ahí va el relato:

“La cita era a las 9.30 en 131 y 44, yo los espere en 68 y 131, (bueno me esperaron porque llegue tarde), nos presentamos, éramos SILVIA, PABLO, NESTOR, LUIS Y YO EDITH, todos estábamos ansiosos, con mucha adrenalina, con muchas expectativas, y así fue como empezamos a rodar con todo nuestro equipaje hacia nuestro primer pueblo CORREAS, que con Silvia pensábamos que íbamos a parar a tomar unos mates, mates que nunca fueron, porque nuestro súper guía le metió duro, duro, pasando por BAVIO, PAIRO donde nuestro amigo Néstor paró para hacer un poco de gimnasia, luego siguió Vieytes, donde Luis se digno a decir, si paramos y comemos algo, ¿que les parece? Pregunto, y nosotros que le íbamos a decir, ese pueblito parecía del lejano oeste, pero más poblado que los pueblos que vienen después. Allí comimos, unas ricas milangas, que Luis las recordó por todo el camino. Y por supuesto antes de partir, no podía faltar la tan deseada siesta de nuestro condecorado amigo NESTOR, el más de los más.

Y así fue después de la siestita, partimos a esas calles largas, largas, largas y rectas, rectas, y fue donde yo ya empecé a ver cosas raras, ya que al final de una calle yo decía que era una loma o subida, y nada que ver, era un galpón. Tomamos la ruta 20, y seguimos pedaleando duro y parejo, no hubo ninguna automovilista, que se apiade de nosotros en bajar la marcha y no llenarnos de tierra, nuestro color ya era marrón tirando a rojo y el olor ni les cuento, bueno son detalles. Así llegamos a los primeros brazos del Samboronbón, pasando por VIRUTA, un pueblo fantasma.

Ahora viene lo mas apasionante de la aventura, presten atención, llegamos a otro puente sobre el Samboronbón, ya eran las 17 horas, ya estábamos cansados, con ganas de bajar de las bici, nos sentamos en el puente observando el hermoso paisaje, que nos mostraba ese lugar y la paz que en el había. Y se formulo la pregunta, ¿Qué les parece si pasamos la noche en este lugar?, nuestra respuesta fue un SI, SI, SI, rotundo. Y así fue, nos refugiamos en un monte de eucaliptos junto al río, juntamos leña para el fogón, armamos las carpas, y dividimos las tareas, un grupo fue a buscar agua a una casa cercana, y el otro preparaba el mate. A mi me toco el mate, y mientras preparaba el agua a lo lejos se ve una camioneta blanca, que iba cambiando de lugar, y esa era mi preocupación, que hacia esa camioneta en el campo, o sorpresa me llevo al otro día cuando esta camioneta estaba estacionada al otro lado del río enfrente nuestro, y descubro que esa camioneta tenia cuatro patas, cola y era un terrible vaca blanca, yo me asuste mucho porque era mi segunda alucinación, y señal que no veo nada, lo mismo me paso con unos caballos, que después en la noche silenciosa me di cuenta por los ruidos de placer que eran burros, y así fue que me gastaron mal todo el viaje. Después de un rato nos juntamos a cenar pero nos faltaba algo fuerte para tomar, así que los dos audaces del grupo Néstor y Pablo, fueron rumbo al pueblo, que no estaba tan cerca, y después de hacer relaciones públicas con la gente del lugar volvieron con el objetivo, Comimos, y empezaron las leyendas, los cuentos, las historias de miedo, y la oscuridad cada vez era más oscura el fuego se apagaba, y a mi el miedo me estaba matando, todos en distinto tiempo se iban a dormir y solo quedábamos Luis y yo, y bueno nos fuimos a dormir, fue una noche larga para mi, las historias contadas fueron efectivas, y hasta dinosaurios me visitaron, que cagazo que tenia, que papelón. Pero fue una noche y una experiencia hermosa, hermosa.

Bueno nos levantamos, preparamos todo y emprendimos el viaje, con un poco de nostalgia ya que el lugar era fascinante, pasamos por DON CIPRIANO compramos el almuerzo, y seguimos ruta a PEDRO ESCRIBANO un lugar fantasma, no había nada, seguimos viaje a COMANDANTE GIRIBONE, un lugar donde volaba mucha tierra, donde almorzamos, nos refrescamos, nuestro amigo NESTOR durmió su siestita, y emprendimos el largo final a Chascomus, donde nos pasaron un montón de camiones que nos llenaron de tierra, pero tierra, y nuestro disfraz de ciclista rural ya tomaba su última forma. Así llegamos a CHASCOMUS, contentos, emocionados, sucios (ya llevábamos casi dos días sin bañarnos) nos hospedamos en un camping, armamos las carpas, engrasamos nuestras bici, y nos dimos el tan deseado baño, que duro como dos horas. Despedimos a un gran ciclista PABLO, que por razones de compromisos nos abandono antes, y con ese vacío, mas el vacío de nuestro estomago, nos dirigimos a comer “A LO DE MIRTA”, comimos muy bien y saciamos nuestra sed muy bien, volvimos contentos a nuestra guarida, dormimos, y al otro día emprendimos la vuelta después de unos buenos mates y te, con el paisaje de la laguna.

El regreso lo emprendimos 10.30 horas, volvimos por la ruta 2, por supuesto acompañados por nuestro amigo VIENTO, que soplo todo el tiempo. Así llegamos al automóvil club, donde almorzamos el delicioso arroz con atún que preparo SILVIA, nuestro amigo durmió su siesta, y seguimos el viaje, donde llegamos a LA PLATA, tipo 16.30 horas. Nuestra última parada fue en 143 y 44, donde nos separamos pero antes, paso algo hermoso, fue el resumen de todo lo lindo, hermoso, apasionante, aventurero, el cumplir varios sueños, el poder haberlo hecho a pesar de la edad, de las enfermedades, del demostrarnos a nosotros mismo que podemos. Todo esto y mucho más se potenció en un hermoso abrazo con lágrimas, y un TODO SALIO DE 10.. Fue una experiencia hermosa.

Y este fue mi relato largo, largo, pero lindo…

P.D. Les quiero dejar esta frase “EL PODER ESTA DENTRO DE TI “ todos tenemos una sabiduría dentro nuestro, aprendiendo a confiar en esa sabiduría interior podemos comenzar a introducir cambios en nuestras vidas.

GRACIAS, MUCHAS GRACIAS A ESTE HERMOSO GRUPO, A ESTOS CUATRO COMPAÑEROS DE RUTA DE ESTA SALIDA, FUE ALGO MARAVILLOSO…

EDITH (la difunta correa)(me lleve 8000 botellitas de agua)ja,ja,ja

Hermoso relato Edith, quiero solamente agregar que fue una salida muy especial por varios motivos, Néstor que acababa de llegar de Cancún y de tener una maravillosa experiencia quedo encantado al acampar al margen del Samborombon y de dormir por primera ves en carpa a sus 72 añitos, un ídolo total, Silvia que viene de un accidente donde le colocaron 13 clavos y una placa en su pierna pudo cumplir con éxito los 250km de esta mini travesía donde los obstáculos no faltaron y que al final pudimos brindar con su botellita de vino por lo realizado. Pablito que hacia tiempo que no participaba de salidas se animo en 4 hs preparar todo para el viaje y ser el fiel compañero de Néstor, Edith, la princesita como la bautizo Néstor, un caso muy especial por todo lo que dice que vio y nosotros no vimos, por su emoción al llegar a Chascomus y poder demostrarse que SI podía (como la historia del sapito Edith..ja..ja) y por otras tantas cositas que son parte de este viaje y que quedaran en el porque es difícil de explicar por lo menos de mi parte y que son condimentos de todo los viajes así sean de 3 o mas días…….

A todos gracias por la compañía y no desarmen las alforjas que quizás mañana salgamos de nuevo…

Un beso, Luis

GRACIAS POR EL VIAJE!!

Espectacular como todas las salidas.. siempre son una prueba para ver hasta donde uno puede dar…

Respecto a mí, realmente salí con muchas dudas… máximo cuando voy a agarrar la bici y la encuentro con la rueda trasera totalmente desinfladaaaaaaaaaa

Me dije: esto indica que me quede en casa y no me mueva… y todos pensamientos propios del cag..z.. porque esta fue mi primer salida de mas de 100km… después de la rotura de huesos.

Así que hice mi mejor esfuerzo en recordar las experiencias de cambio de cámaras, como el día en que Lito amablemente me la cambio en el viaje a San Vicente… y en el viaje anterior cuando Rodolfo le cambió la cámara a la bici de Edith… Puse manos a la rueda pinchada… y por lo visto lo hice bien pues aguantó todo el viaje, y aun está infladita…

Ya en el viaje como en todas las salidas, la camaradería, los momentos en que se comparte de todo un poco… como una mosquita que sigue el mate de acá para allá… reírnos por que no estamos acostumbrados a dormir en el medio del campo y hacer chistes con los cuentos alrededor del fogón que dicho sea de paso, quiso agarrar viaje el fueguito… pero faltaba Julito… así que la llama se extinguió bastante rápido…

Las varias visiones… porque alguien vio una camioneta… que luego no era tal sino que parecía que era una vaca… pero era demasiado blanca… y entonces… ahhh nooo!!… es un caballo… pero finalmente eran 3 burros… jajajjaa

El temor por la falta de agua potable… así que fuimos a pedir agua a una casa cercana y resultó agua salada… pero luego Nestor y Pablito fueron hasta el pueblo sumando 10km mas a su recorrido y nos solucionaron el problema a todos con unas cervezas y coca…

De allí en mas de todo un poco lo verán en las fotos… hasta una con un toque porn.. jajajja

Todo el tiempo… cuanto falta para…?? Cuantos km…??? Ahhhhhhhh una antena… ahí está el pueblo (nos dieron la posta que las antenas eran los pueblos) pero a veces las antenas desaparecían… y donde estaba la antena?? Quizás un poste con un nido de hornero… ajajjaja Y así ir superando etapas… pasando por pueblos que ni idea tenia que existieran… protestando con el viento en contra y las subidas… sintiendo el alivio del viento a favor o las bajadas… y así dale y dale… los músculos se quejan… hasta que se encuentra el ritmo y en este viaje no pude levantar mucho la vista y mirar el paisaje como todo el resto… porque la verdad tenia bastante cag..z.. de caerme… pero algunas cosas pude mirar… y disfrutar de quedar hecha una milanesa de protector solar, tierra, repelente y transpiración…

Poder volver a experimentar la ruta de asfalto… con lo mucho que me costó la vez anterior (a San Vicente)… Esta vuelta pese al dedo del pié, que me torturó todo el regreso, me fue mucho mejor… Suelen decirme… quien tiene mal la cabeza tiene buenas piernas… y eso se cumplió tal cual, porque el viento en contra me partía la cabeza con pensamientos de que no lo podría resistir por mucho mas… pero aguanté un poco y en los descansos caminé para desentumecerme… y así seguir… y al final lleguéeee…

Y gracias gracias gracias por esta oportunidad de probar las maquinas (mi cuerpo la bici las alforjas… muy cargadas y con mucho volumen, y el cubre alforja que me hacia de ancla, hasta que lo envolví y sentí el alivio…) También la larga caminata para llegar a cenar en “Lo de Mirta” que me tenia intrigada por las fotos de otros viajes a los que no había podido ir…

Al fin llegué a Chascomus en Bici por 1º vez!! Qlp… que contenta que estoy…

GRACIAS LUIS!! PABLO, NESTOR, EDITH por este recuerdo que es para siempre…

Silvia

2018-02-05T17:29:41+00:00 17 diciembre, 2009|