Noche del trabajador en Poblet

Relato de Rosa

Hola amigos y compañeros!!

Es la primera vez que redacto para tanta gente y tampoco me considero reportera de la CNN, pero estoy contenta porque me tuvieron en cuenta para hacer una reseña de la espectacular aventura de 45 kms. (para mi fueron más kilómetros…) de noche bajo la luna llena, aunque al comienzo no nos acompaño…ja, ja…

Cuando me encontré con el grupo me comentaron muchos que habían tratado de acomodar todo (trabajo, familia, etc.) para llegar al gran encuentro. Para algunos era por primera salida nocturna con el grupo. Empecé una travesía con mucha inquietud, por momentos ver tanta gente con lucecitas en la bicicletas me sentía un arbolito de navidad…ja, ja. (que nadie se ofenda por favor!!)
Llegando a pleno campo, más de uno queríamos escuchar “el sonido del silencio….” (creo que yo no lo logre..) Tenía como compañero a Eduardo y otro compañero “gastronómico” (Luis, el Pela) que me decía: ¿qué trajiste para comer? ¿Una torta? y ahí empezamos a delirar y preparar una rica picada con un vino… Por otro lado también echaba a varios avisando “cuidado el pozo!!” Huellon!!! Piedra!!! Vaca!!! y otras cosa más…. (Gustavo…!!!!) Mi vista era un serrucho de tanto fijarla (a otros también le paso lo mismo!!!) y más de uno tuvo una caída…

Llegamos a el almacén de ruta 36 y el fogón estaba listo… (no se como prendieron el fuego tan rápido…! o yo venia muy atrás..!!). Era las 21:30 hs y el hambre había empezado a hacerse sentir después de tanto camino… en el almacén estaban la mayoría esperando los sandwichs de Jamón Crudo y Queso que nunca llegaban… otros aprovecharon la ocasión para pedir una bebida “energizante” y el resto nos juntamos en el fogón para a tomar unos mates. De fondo la luna llena en todo su esplendor. En el fogón me encontré con Isabel y Matías que llegaron al mismo lugar para compartir el momento con el grupo. María Laura estaba contenta de estar ahí pero su mente estaba en otro lado, pensando en llegar a su casa para estar con su hermosa bebe… La noche era espectacular, sin rocío y sin viento…

Después de un largo descanso tuvimos que emprender la vuelta. Cruzamos la ruta 36 y tomamos el camino de tierra, después de la primera curva tuve mi primera caída (ya sabia que me iba a caer…) después de 3 horas de hacer equilibrio esquivando pozos, huellas, hullitas, huellones, piedras,….!! tarde o temprano me iba a caer…ja, ja… Había quien quería sacar una foto pero no lo deje aunque si fue el único testigo…Quiero aclarar que solo fue un raspón, nada mas y solo se rompió las calzas un poco. Y después dicen que un tropezón no es caída…ja, ja…Por suerte no tuvimos otros inconvenientes ni caídas (pinchaduras, etc.)
Seguimos unos kilómetros y no encontramos con Poblet. La luna estaba mas clara y se veía un poco más…

Al final del camino de tierra nos volvimos a reagrupar…y se escucho nuevamente “Gustavo….!!!”. De ahí seguimos hasta 131 donde cada uno tomo su camino.

LLegué a casa, prendí la computadora y en el messenger quien podía estar??? Luis!!! invitándome a este relato.
Quiero dejarles una frase …”Ninguna persona sabe lo que puede hacer hasta que lo intenta…”

Rosi

2019-09-17T18:23:48+00:00 1 mayo, 2010|