Nocturna a Poblet

Relato de “Julius el Pela”

Finalmente aquí me encuentro de cara a la difícil tarea de relatar una salida a pedido de un grande como Mati, vamos a comenzar.

Este redactum tiene sus inicios allá por el sábado anterior (16-01-10). Mientras ustedes estaban pensando poner ruedas a Gómez domselar y demás cercanías quien les habla tenía una muy “cordial” conversación con mi mujercita Gaby:

_ Desde el año pasado que no me haces un asadito.

_ El año pasado terminó hace menos de dos semanas.

_ Si! Pero hace cuanto que no prendes un carbón?

_ Bueno, está bien, pero mira que yo este fin de semana no salí para estar con vos.

_ Entonces?

_ Entonces que?, el próximo salgo con el grupo.

_ …

El jueves entro al foro y leo “Adelanto de la próxima salida: viernes, Nocturna, hora de salida 23:00hs”

_ Bichiiii???? ¿Vos querías un asadito? Está bien te lo ganaste! La salida se corrió.

_ Aha, y ¿adonde van?

_ Nos se sabe muy bien.

_ Cuando salen.

_ Para el viernes, la noche.

_ ¿A la noche?

_ Si, de vez en cuando se sale de noche. La estaba esperando hace mucho tiempo, salimos a las 11, y llegamos tipo 5 de la mañana. (La cara de Gaby tuvo todos los matices, del asombro paso por la incredulidad hasta llegar a que era negocio asado por salida).

Llegamos al viernes, a la tarde, luego de lavar y engrasar la bici, comenzó a llover, dije, ¿otra vez la lluvia? Mando mensaje a Luis, ¿Se complica la salida? Resp: Para nada nos vemos a la noche. Mi instinto de conservación (estoy estrenando pedales) me Hizo elegir mi Bici de batalla que me acompaña desde hace 16 años y aún la conservo, no como otras… La incomparable Tour de France con equipo Shimano 300 LX. Y ahí fui al encuentro de todos, Mati, Merce que hace mucho que no veía, Luis, María de los Ángeles (espero que te estés recuperando de la caída al igual que Seba), Lito con el que el día anterior compartí una salida hermosa a Magdalena, Ernesto, Pato (otra que hizo fangoterapia al igual que otra chica que no recuerdo el nombre*), conformando un grupo de 30 ciclistas, disculpen no poder nombrarlos a todos, salimos con destino a Poblet desde 131 y 44 por 131 hasta 68 y luego 155 y 90 y el primer desafío agarrar la vía porque la calle estaba con mucho barro, yo pensé que se veía algo pero de no ser por las linternas y por los Pozooo!!!… mamita, llegamos a la 167 y 90 y el primer pinchazo no recuerdo de quien, en ese interin Luis con otros se adelantaron para ver el recorrido a seguir, recordemos que había llovido, Lito en eso me hizo acordar de la frustrada salida a Brandsen allá por mayo de 2009, la cuestión que una vez arreglada la pinchadura seguimos por 167 hasta 612 y continuamos por esta hasta la ruta 36, el suelo firme, por momentos se oía Pozoooo!!!!, Barroooo!!!! Pero ver las luces rojas titilar y las linternas de noche fue algo indescriptible, llegamos al cruce de la ruta 36, pasamos, al llegar al camino Costa Azul, nos agrupamos, apagamos todos las luces, el espectáculo de la naturaleza era mirífico, hasta acá todo andaba sobre ruedas, es más, hasta levantamos polvo, continuamos y luego de andar un buen tramo, María de los Ángeles se cayo, nos agrupamos para asistirla, vimos que podía continuar y a partir de ahí le prestamos más atención a los hueyones, entonces a los gritos de Pozo!, Barro! Se le agrego Huellaaaa!!!. Por fin llegamos al almacén de Yeya, Lito que venía cerca me comento_ me parece que pinché, y efectivamente ni bien llegamos tuvo que cambiar la cubierta, entre tanto como es costumbre el grupo saco los manjares y mates consabidos para degustar, no falto quien exclamó… nadie trajo una cervecita? Hace falta decir quien? Nadie pudo asistirlo en ese ramo…

Ahora venia la vuelta, luego de la foto grupal nos dispusimos al regreso, se decidió volver por la vuelta corta, no si antes emparchar una cámara más, el suelo firme, bueno, hasta que faltando pocos kilómetros para llegar a la 612, lo veo a Luis que dice hay que seguir a pie, bueno a bajar se a dicho, y caminamos… y caminamos… (durísimo), con la bici al lado hasta pasar el lodazal, el camino se hizo más sólido y se pudo seguir pedaleando, nos volvimos a agrupar y nos dimos cuenta que faltaba gente, entonces Luis, un grande, pese al barro, volvió sobre lo andado para ver que había pasado, era que Ernesto había tenido inconvenientes, y Seba se había caído, solucionado todos los problemas continuamos por la 612 hasta 66 y de ahí a 31, dando por terminada semejante salida nocturna.

Hora de salida 23:30, hora de llegada 4:30 aproximadamente. Mientras volvía me cruce con Santiago y me dijo menos mal que no viniste con las trabas sino nos hubieras dado un espectáculo aparte. Ya los voy a domar…

Bueno, este relato se los quiero dedicar a todos los que día a día, me acompañan en esto que sin duda es una cosa de locos, como escribieron por ahí, pero de locos lindos, y también a mi querida Tour de France, que después de cómo se portó se merece una atención, y que va a cerrar lo ocurrido.

Saludos hasta la próxima, Julius el pela.

PD: ¡NO ME PERDI! JA, JA. Chau!.

2019-09-17T19:43:18+00:00 22 enero, 2010|