Oliden, tranquera y algo más

.

Participamos de la ansiada Fiesta Provincial de la Galleta de Campo, en Oliden.

Para llegar tuvimos que transitar caminos desmejorados y algún barro amigable. La Loma siempre tiene un algo más. Llegado el momento de la tranquera, un grupo de rebeldes encabezado por el gran Rafa, conocido antibarro de la zona norte, eligió el asfalto y el terreno consolidado.

El resto arremetimos contra la maleza generosa, saltamos dos o tres tranqueras y disfrutamos de las caídas en cámara lenta de Marcelo.

Llegamos a Oliden y nos dedicamos al arte gastronómico.

Melina deja sus impresiones de la salida:

Podría decir que fue un domingo lleno de vicisitudes…
Así, comenzamos a rodar con una temperatura ideal; y en mí caso, con un montón de interrogantes dado que era la primera vez que concurría a ese lugar.

Luego de haber hecho aproximadamente 15 o 30 km, llegamos a una zona empantanada, en la cuál, algunos de los integrantes del grupo, fueron absorbidos por el lodo que allí se encontraba.

Superado ese difícil tramo, tuve la suerte de encontrar un clavo en una gran extensión de tierras. Una difícil e inesperada situación para mí, pero que con la gran colaboración de Marcos, el Tucu y Ponti (seguro olvido alguno), lo pude superar.

Continuamos rodando, dejando atrás la difícil zona de pantanos, ingresando en una zona con gran vegetación y pastizales que superaban los 60 cm de alto. Fue allí en dónde el azar me volvió a sorprender, encontrando un clavo de 3 cm de ancho.

Nuevamente la solidaridad de este gran grupo hizo que ese momento de preocupación se convirtiera en una simple anécdota.

Así, luego de haber sorteado todos esos infortunios, llegamos a destino.

¡Gracias a todos, pasamos una hermosa tarde!

Melina P.

El regreso fue tranquilo por Correas, donde se sumó Josefina -bienvenida-

Nos vemos en breve.

Grupo La Loma

2019-11-12T15:09:59+00:00