PARQUE PROVINCIAL PEREYRA IRAOLA

.

Es un predio privilegiado como pocos, ubicado a 25 km de la ciudad de La Plata. Es un ámbito de incalculable valor por su importancia como pulmón verde y un enorme recurso ecológico, turístico, recreativo, cultural y social. Tiene zonas abiertas al público y zonas restringidas para preservar flora y fauna.

El Parque Provincial Pereyra Iraola tiene una extensión de 10.248 hectáreas.
Se le puede dividir en tres sectores para sintetizar usos y ubicaciones: 1) Ex Estancia San Juan (de 2.000 hectáreas), Ex Estancia Santa Rosa (de 2.200 hectáreas) y los bañados que suman unas 5.900 hectáreas aproximadamente en cuya superficie se encuentra la reserva de la Selva Marginal de Punta Lara último relicto de la selva subtropical.

El lugar destacado de visita de cicloturistas es al pie del Agathis Alba, más conocido como el Árbol de Cristal. Esta especie es originaria del archipiélago Malayo, y el del Parque, es el único ejemplar en todo Sudamérica. Su resina en la corteza, simula lágrimas de cristal y en las noches de luna llena, hace honor de su nombre popular.

Reseña Histórica
El Parque Pereyra Iraola fue declarado reserva forestal (en algunos sectores) y Parque Natural por ley 7293/67 y Decreto Provincial N° 1465/49, en virtud de contar con una amplia variedad de especies arbóreas. Los eucaliptos que pueden encontrarse en el parque constituyen los primeros ejemplares ingresados al país, cuyas semillas fueron traídas desde Australia por intermedio de don Domingo Faustino Sarmiento.

El proceso de consolidación del territorio tiene su inicio en el año 1580, con el reparto de tierras efectuado por don Juan de Garay, que desde Wilde a Magdalena entregó 30 propiedades denominadas “suertes de estancias”, todas sobre la costa del Río de la Plata. Una de estas fue entregada a don Antón de Higueras, que luego de algunas sucesiones pasó a ser propiedad de don Pedro Ximenez. El 21 de junio de 1850, se formaliza la venta de la estancia “Las Conchitas” a favor de Simón Pereyra, pasándose a llamar a partir de allí Estancia San Juan. La prematura muerte de Simón Pereyra, en al año 1852, dejó como heredero a su único hijo, don Leonardo Pereyra quien fue el gran transformador de esta propiedad.

Leonardo Pereyra emprende ese año, junto a su primo don Martín Iraola, un viaje cultural de aproximadamente tres años, por Europa y Rusia, trayendo nuevas ideas sobre parques y adelantos tecnológicos para el campo, ambos proyectaron sobre sus propiedades parques, que hoy son públicos, como el Paseo del Bosque de la Ciudad de La Plata y el Parque Provincial Pereyra Iraola.

Al regresar de su viaje por el viejo continente, Leonardo Pereyra trae fijado a su memoria los parques y jardines europeos, de cuya experiencia aprende que la forestación conserva el suelo (disminuyendo los efectos de la erosión), generando estos a su vez un microclima que beneficia la producción ganadera, y es así que en 1860 siembra el vivero de la Estancia San Juan. Para el año 1870 contaba con un monte de cuatro mil plantas que medían de 3 a 15 metros de altura.
A la muerte de Leonardo la vieja Estancia San Juan, se divide entre sus seis hijos, dos varones que reciben las estancia mayores (San Juan y Santa Rosa) y cuatro hijas mujeres que reciben La Porteña, Las Hermanas, Abril y El Carmen, iniciándose el proceso de división y venta de las tierras.

Leonardo Pereyra emprende ese año […] un viaje cultural […] por Europa y Rusia, trayendo nuevas ideas sobre parques y adelantos tecnológicos para el campo

El 7 de Enero del año 1948, el Presidente de la Nación Argentina don Juan Domingo Perón anuncia la expropiación de las estancias San Juan y Santa Rosa, pertenecientes a la familia Pereyra Iraola.

2018-09-12T17:43:36+00:00