Punta Indio

En esta salida fuimos 4 los integrantes que por primera vez nos aventuramos a hacer 200 Km. en dos días. El pronóstico se anunciaba favorable. En el centro geográfico de la ciudad fue la cita, hasta que alrededor de las 10 hs., 18 lomenses tomamos la calle 13, luego hicimos una parada fotográfica en la casa de Mariano, y a 2 cuadras esperaba Pato, ansiosa por sumarse al pelotón. El primer sitio para estirar las piernas fue Ignacio Correas. Y a la voz de Marcelo que indicaba que continuemos, allí salimos. En Bavio hicimos las compras para almorzar, recargamos caramañolas, aquí tres integrantes tomaron su camino de regreso. Luego de un descanso merecido dejamos la estación de servicio para retomar los hermosos caminos rurales que nos conducirían a Arditi. Fuimos advertidos de los cuidados que allí deberíamos tener por el “tránsito”, por suerte nada nos sucedió, hicimos parada de reagrupamiento para tomar energía y llegar a Magdalena. Por suerte nadie tuvo problemas técnicos. Ya en esa ciudad, nos instalamos en un bosquecito muy bonito, a almorzar, elongar, conversar, bromear y divertirnos de diversos temas. Después de tan grato momento, subimos a los móviles y a pedalear se ha dicho !! Unos kilómetros más adelante Perla y dos integrantes (perdón por no recordar sus nombres) emprendieron su regreso. La zona de Magdalena se caracteriza por sus “serruchos”, que hacen perder velocidad y fuerza, pero de algún lado surge la fuerza, y se sigue adelante. Aquí es donde sentí dolor en una pierna, pero por suerte fue desapareciendo. Agradezco a todos la preocupación por mi estado físico.
En la Reserva Pearson nos reagrupamos, cargamos agua, sacamos fotos, y se mantuvo una interesante conversación con un grupo de vacas que nos miraban atentamente.
En todo momento contamos con el asesoramiento de Marcelo que informaba faltan xxx km, en 2 horas estaremos,…. etc. Y así fue como llegamos a la Estancia Santa Rita. Tiene hermoso parque, comenta Ernesto que fue un monasterio, y que ahora se explota comercialmente, los dormitorios han sido caballerizas, el lugar tiene su “estilo propio”. En una habitación nos ubicamos las damas, en otras los muchachos y Mariano optó por armar su carpa, la cual se perdía entre tanto terreno. A la habitación de las “chicas” se invitó a los compañeros a matear y aquí se generaron unas muy interesantes conversaciones. Las que se debieron interrumpir para ducharnos para luego ir a cenar. Después nos dirigimos al río, que está a unas 8 cuadras. El camino para llegar al mismo fue “espectacular”, estuvo muy buena la idea de Pato de no usar las linternas y dejarnos guiar por la iluminación de las estrellas. ¡Qué manera de ver estrellas ¡ Fue un momento hermoso. Luego de visitar el río, regresamos y dormimos. Al amanecer Pato lo fotografió y lo vivenció en el río. Qué buena idea ! Finalizado el desayuno, dijimos adiós a la Estancia y regresar era la siguiente meta. Aquí nos acompañó por muchos kilómetros el viento en contra, pero a pesar de su presencia, tuvimos ritmo muy parejo. Se debatió sobre el camino a tomar y se consideró que si hacíamos “fila india” y nadie se distanciaba, la opción era por ruta 11, así se hizo, éramos 12 todos juntitos y con buen rendimiento. En un momento Lito y su hijo se desviaron porque en Bavio se encontrarían con la esposa de Lito. Hicimos descanso, mateada, se conversó sobre lo bien que la pasamos en ésta salida. Y casi sin darnos cuenta estábamos en 122 y 80. Aquí algunos iban tomando el rumbo para sus hogares.

De ésta manera concluyó la salida con alforjas a Punta Indio, pero nunca una salida es una salida y nada más, siempre queda grabada la charla interesante, la buena predisposición, la solidaridad, el envión por la espalda cuando hace falta, y muchas más vivencias.
Felicitaciones Marcelo ¡¡ Felicitaciones a todos los que participamos ¡
En la Estancia estuvimos: Pato, Edith, Mercedes, Eli, Lili, Ernesto, Mariano, Federico, Lito, Jeremías, Marcelo y Juanjo.
Hasta la próxima aventura.
Un beso a todos

L I L I

Comenzó el recorrido un día sábado debido a que fue una salida larga y había muchos kilómetros por recorrer. El clima nos acompañaba muy bien, un sol radiante en plaza Moreno y ante la inmensidad de la plaza, en su centro, nos encontramos un puñado de lomenses dispuestos a disfrutar de una salida con alforjas.

El recorrido comenzó con algo más de 15 integrantes, cuando en el camino se sumó la tan nombrada Pato, y luego seguimos hacia nuestra primer parada, la cual fue Ignacio Correas, algunos cereales, turrones, agua y provisiones de por medio (nada de demorarse con mates mañaneros ehhh…tenemos un largo viaje) seguimos nuestro recorrido hacia B. Bavio. Una vez llegado a este último lugar compramos lo necesario para el almuerzo que tendríamos más adelante, y nos reagrupamos en la estación de servicio YPF, allí fue nuestra segunda parada y la despedida de algunos que habían decidido culminar su recorrido ahí.
Seguimos el trayecto por un camino que cada vez se hacía más rural hasta llegar a una bifurcación (comenzó un leve viento en contra) que por un lado dejamos a un costado y a unos kilómetros a Payró, y nosotros seguimos hacia Arditi que fue nuestra tercer parada. Antes de llegar pudimos apreciar un camino bastante seco, con algunos pozos y luego unos caballos marrón y otro negro que nos acompañaban asustados con nuestro andar. Nuestro próximo destino sería volver nuevamente hacia la civilización por lo que siguiendo el trayecto nos dirigimos hacia Magdalena, allí buscamos nuevamente estación de servicio por tema baños y luego a comer debajo de un monte sobre la ruta. Continuamos por la ruta 11 hacia la zona de cárcel y del regimiento para luego dejar el asfalto y seguir nuevamente hacia caminos rurales con piedritas y serruchito para luego de mucho pedalear llegar hacia la reserva El Destino, sacamos unas fotos nos reagrupamos y luego seguimos el último tramo bastante largo hacia Punta Indio.

Una vez que llegamos a la estancia decidimos hacer una ronda de mates y charlar un poco mientras descansamos y nos íbamos turnando para ducharnos. Algunos hicieron terapia grupal… Luego a cenar unos ricos fideos con pollo y de postre helado. No faltó el vino en algunos para acompañar la pasta y otros cerveza, ya que estamos….
Luego para bajar la comida los 12 integrantes realizamos una caminata hacia el río vislumbrados por un cielo plagado de estrellas!!! charlas de por medio estaban presente las ocurrencias de Ernesto, algunas frases y la Psicol. Pato. Jajjajajaaja … Ya muchas cosas en un mismo día por lo que era la hora de dormir.
Al día siguiente todos a armar los bolsos, Mariano desarmando su carpa solitaria y bueno todos a esperar a las 9. 30 hs para desayunar café con leche con tostadas acompañadas de manteca, mermelada o dulce de leche.

Otra vez pancita llena corazón contento (je je je) compramos agua en una despensa y a emprender el regreso, con un nuevo factor, viento en contra y sol que bronceaba nuestro cuerpo, primera parada en la reserva en donde compartimos unos mates y comimos algo, luego seguimos hacia Magdalena, allí almorzamos y luego seguimos por ruta con viento en contra mas fuerte hacia La Plata. Unos kilómetros antes nos despedimos de Lito y su hijo que seguían por Bavio. La ruta 11 estaba por tramos bastante mala por los pozos y su tránsito pero mas molesto era el viento, pero a pesar de todo los obstáculos y desafíos como buen lomense siempre se llega y mas aún me siento muy contento porque este fue mi primer viaje largo.

Muchas gracias a todos y cada vez estoy mas contento por compartir horas pedaleando junto al grupo. Saludos

Federico Lazzari.

2019-09-17T18:45:10+00:00 12 abril, 2010|