Sierra de la Ventana y algo más… 

Relato de Maylén y Patricio

Como empezar a escribir un relato de una salida tan llena de cosas, de hermosas experiencias vividas, de extensas charlas, de lindos paisajes y sobre todo de un momento inolvidable en nuestras vidas….

Esta salida para nosotros estuvo representada tan cual como el panorama que tuvimos desde que llegamos a las sierras. Llegamos el viernes de noche sin saber que nos esperaba detrás de ese fondo oscuro; al día siguiente nublado con chaparrones; el domingo con un hermoso día y el lunes un regreso exitoso. Y porque esta comparación?? Bueno, porque nosotros no sabíamos si íbamos a poder ir al principio (panorama oscuro), después se complico con el transporte para nosotros y nuestras bicis y a lo último, gracias a la reunión del viernes antes de la salida, pasamos de ir uno en un auto, otro en micro y las bicis en encomienda, a ir los dos en un auto y las bicis en encomienda, después ya no sabíamos si las bicis iban en auto y nosotros en encomienda (nublado) y por ultimo ya al fin de la reunión (salió el sol): se acerco Perla diciendo que no tenia drama de poner el auto si alguien manejaba y que entrabamos nosotros y las bicis!!! Todo un exito !!! Ya se estábamos con un pie en sierra !!!

El viernes 9 de octubre de 2009 comenzamos nuestro día como todos los demás temprano a eso de las 7 am estábamos arriba a la 8 estábamos cursando, pero lo que no sabíamos es que en realidad ese día no iba a tener la misma rutina de siempre, había un olorcito diferente… este era el comienzo de una experiencia inolvidable, algo que nos iba a llenar el alma, del mismo modo que lo hacen todas las salidas, pero esta vez con una dosis aun mayor, con mas emociones, mas tiempo de conocernos, de compartir…..

A las 13:15, hora pactada con nuestra salvadora y compañera de viaje Perla, nos encontramos, cargamos el equipaje, aseguramos las bicis y nos dirigimos hacia el encuentro, con “ el pela” Julio y Teresita (vehículo 1) y Francisco y “el pela” Luís (vehículo 2), en 131 y 44.

A las 14:30 emprendimos nuestro viaje. Parada va parada viene entre mates y torta (hecha por Tere) nos fuimos arrimando, eso sí OJO con el bache del km 500!!! El cual nos hizo ir expectantes, a paso de hombre, hasta llegar a la famosa Sierra de la Ventana. Mensajito de texto a luís, ” chicos doblen en la avenida San Martín “la iluminada” de ahí a los tilos, dos cuadras mas” y al paraíso se ha dicho.

21:45 nos encontramos con lomenses que iban apareciendo al grito de cómo les fue y otros de ya están las pizzas!!! Comimos, armamos las carpas, unos mates y a dormir.

El sábado 7:30 arriba con mucho entusiasmo, aunque el cielo nos mostraba el pronóstico adelantado del día domingo. Eso si, a no desanimarse, ya estamos acá y hasta alguno que otro con el optimista comentario de “esto es pasajero” y así nos fuimos alentando unos a otros hasta tomar rumbo hacia el cerro Ventana.

En el camino vientos huracanados nos azotaban, alguna que otra gota, nada que nos desanimara a nosotros y digo a nosotros y no a todos porque el señor WindGuru Ernesto dijo: “yo no me mojo ni en p…. voy a buscar el auto” los demás seguimos entre comentarios: “no pasa nada”; “son unas gotas nomas”; “che, a Ernesto le afecto salir con los rainbow”. Lo que no sabíamos es que ese chispear pronto se iba a convertir en el diluvio universal que nos iba a hacer ir volviendo uno a uno al camping.

Empapados, pero de nuevo en el camping a duchase se ha dicho !!! Eso sí: me leen bien los 200 cartelitos y no se me bañen de a dos !!!

Entre mateadas y cosas para almorzar el día se hizo de noche y, para no perder la costumbre, seguimos comiendo. Unos asadito y otros a comer afuera, otro día que se fue … eso sí, antes un tecito o cafecito para ir mas calentito a dormir de nuestro amigo Gustavo.

El domingo tempranito de nuevo arriba ya con otro despertar: un día hermoso que nos invitaba a recorrer el paisaje; uno de esos días “caídos del cielo.”

Salimos bien tempranito como siempre. Tomamos la misma ruta que el día anterior, esta vez con un sol que rajaba la tierra fuimos disfrutando de esa postal con mucho verde, llena de montañas y alguna que otra vaquita….

Llegamos a Villa Ventana, nos reagrupamos, varias fotos y seguimos camino. Entre medio pinchadura de Ernesto, bomberos, ambulancias , policías, mas fotos y una importante subida con viento en contra. Ahora sí al pie del Cerro nos encontramos todos de nuevo, nos tiramos al pastito a descansar, barritas, granolas, frutas y a emprender el regreso viento en popa y con velocidades de hasta 69 Km!!!

En la base del cerro Bahía Blanca dejamos nuestras bike´s, comimos y a subir!!! Ya en la cumbre a 739 msnm nos tomamos unos mates (ídola Andre) y nos sacamos la grupal, momento que solo nuestras retinas pudieron retratar con tanta precisión.

A la vuelta: tour guiado por Villa Ventana , conocimos el castillo, pinchadura de Luís, y de vuelta en el camping.

A la noche otro asadito, mas que asadito ASADOTE y a recuperar calorías entre risas…

Ahora si se acerca el final, el día lunes, al que nadie quería llegar….Resistiendo, no nos íbamos a ir tan fácil, desarmamos las cosas lentamente como prolongando el tiempo. Más mates, le cantamos el cumpleaños feliz a Sandra y algunos hasta almorzamos ahí.

Para terminar nos subimos a nuestros autos Lito, Andre, Julius, Tere, Perla, May y Patricio, cerramos la tranquera y con una mirada nostálgica emprendimos el regreso a casa.

Gracias a todos los que hicieron posible este viaje (mención especial para esa tan agradable persona, Perla) y dejarnos ser parte de este grupo que nos permite escaparnos de la rutina y la dura realidad que nos toca vivir. Es como un cuento, donde todo es felicidad y siempre termina con un final feliz.

Esperamos no haberlos cansado, perdón por tan largo comentario, los queremos y hasta la próxima aventura!!!

Patricio y Maylén.

PD: Y recuerden… A este lugar siempre se vuelve… mmuuaaaajajajajajja!!!!

2019-09-25T14:55:50+00:00 12 octubre, 2009|