Tandil 2008

Relato de Sergio

Mi viaje fue con Marcelo Pendenza y Germán Falabella, 2 tipazos. Salimos de La Plata 18:30, entre mates, mucha charla y una sola parada (para hacer pipi) llegamos a Tandil por la ruta 29 alrededor de las 22:30. Luis nos comentó que nos esperaban en un restaurant del centro (no recuerdo el nombre), cena, buena charla entre aprox los 20 primeros Lomenses que llegaron a Tandil y a dormir.

El sábado llovió todo el día, nadie sabía qué hacer, creo que solo 3 personas salieron a pedalear bajo la lluvia, los 2 Pablitos y Germán. El resto entre dar vueltas por el predio, iban llegando los Lomenses que pararon en la casa quinta. Con Marcelo Pendenza salimos de “rotation” por la city y empezamos a gastar, el día no daba para otra cosa, algo de ropa y muuuuucho embutido y quesos pa’ llevar.

Sábado a la noche, ya con todos los viajeros en Tandil, nos reunimos en el quincho de las cabañas y cenamos unos ricos patis hecho por el amigazo de Julito, buena charla y dormir, ya que el domingo iba a pintar para salir en bici

El domingo todos nos levantamos temprano, desayunamos y ya se sentían las ganas de salir a pedalear, cada uno huyo a su cabaña a preparar la bici, pasadas las 9:30 salimos todos, los de las cabañas más el resto que estaba parando en la casaquinta. Destino: la sierra de las Animas, un lugar hermoso, al que yo particularmente conocía junto a otros integrantes cuando fuimos en 2006. El ascenso fue duro, más caminando que pedaleando, pero al llegar arriba el paisaje no tiene palabras para describirlo. Fotos, mates, otro recorrido a otro punto, más fotos y mates, para luego emprender el descenso.

Ibamos bajando en fila, hasta que en una parte sonó el handy buscando a Norma (la gran Doc del grupo) de que suba que se había caído Lilian (la esposa de Luís). La acompaño, ya que había llevado (de casualidad) un botiquín de primeros auxilios. Tuvo varios golpes fuertes, principalmente en la rodilla. No quiero entrar en detalles por respeto a ella y Luís, pero estábamos preocupados. Eduardo Soria pudo ir a buscar la camioneta, ya que es 4×4, y de esa manera junto a Norma, Luís y varios chicos llevarla a una clínica.

A partir de ahí cambió el viaje, al menos para mi, estoy seguro que para muchos también, ya no era lo mismo. No se sabía que hacer, empezamos el regreso por instinto, pero creo que sin destino. En una de esas Luís se comunica con Julio y Matías y les pide que sigamos con lo planeado, no quería que nos quedemos sin pedalear. El grupo paró entre las cabañas y la casaquinta (distantes entre si unos 200 metros ), medio desorientados, y empezamos a enfilar para el lago, la idea era ir al cerro Centinela. Al llegar al lago, Julio recibe la noticia de que Lilian tiene fractura de rótula y que los médicos le dicen que debe operarse. Yo sentí que no podía seguir pedaleando con lo que había pasado, perdón si estuve mal en dejarles el handy e irme. Regresé a las cabañas para ver donde estaba Lilian y el resto que la había acompañado, no había nadie, atrás mío cayó Marcelo Graf que sintió lo mismo que yo. Me fui a la casaquinta, y justo regresaban en la camioneta de Eduardo Soria, Lilian ya enyesada, Luis, la novia de Eduardo, Norma y ya estaban en la casaquienta Paula , Julio y su hermosa beba Julita. Luego de un rato, Lilian iba a intentar descansar. Norma me dice “no sé vos, pero yo pienso salir a pedalear, así que, si querés venite conmigo”… y bueno… luego de esa orden salimos, enfilamos para el cerro centinela para alcanzar al grupo. Los encontramos, y fuimos a degustar unos ricos dulces que nos estaban esperando, creo que los hace un familiar de los dueños de las cabañas. Muy ricos, además vendían productos regionales, y unas espectaculares y bien frías cervezas. Regresamos, y luego de bañarnos, decidimos que cada uno tenga la noche libre, y que podía hacer lo que quisiera. Nos quedamos todos en el quincho y pedimos unas pizzas. Luisito pasó a saludar y nos contó como andaba Lilian.

El lunes a la mañana, partieron temprano de regreso, junto a otros integrantes, el resto decidimos hacer la “última salida en las sierras”. Salimos casi a las 10 (re tarde) para el cerro del Mate, en medio de una muy fina lluvia llegamos a ese cerro y le hicimos honor a su nombre, fotos varias y foto grupal. Regresamos a las cabañas, ducha y almorzamos unas muy ricas empanadas, y alrededor de las 14 hs casi todos emprendimos el viaje de regreso. Vía mensajito de texto supe que Julio, Soria y flia Capanini, Francisco, Marcelo Graf, y no recuerdo quien más, iban llegando bien a La Plata.

En mi opinión personal, un hermoso viaje, hermoso grupo de personas, y lo vi algo empañado por lo que le pasó a Lilian, una lástima.

Un abrazo para todos

Sergio Antonini


Relato de Germán

Luego de un trabajo de coordinación para la mejor forma de viajar por parte de los caciques, me tocó viajar de acompañante de Marcelo Pendenzza y sergio Antonini.

Primer decisión crucial, Por que ruta vamos? escuchando la radio y llamados telefónicos mediante elegimos la 29 y la pegamos bien. Entre mates y facturas llegamos a Tandil donde nos esperaban los primeros arribados en un restaurant donde comimos muy bien.

Ya en las cabañas y acomodados nos fuimos a dormir (yo mate previo con Luis y Sergio).

LA Re#%$/&%)$”!#%$ que lo parió, amaneció lloviendo. Ya pasa dijimos algunos pero las gotas se transformaron en gotónes y así se arruinó la salida del sábado aunque algunos desesperados como yo nos mojamos y embarramos un ratito para despuntar el vicio, el resto es mate, torta fritas hechas por M. de los Angeles que volaban antes que el plato toque la mesa, también torneos de ping pong, siestas y paseos a la ciudad y por supuesto el partido de la selección en la quinta donde se alojaba parte del grupo que no entraban en las cabañas.

Las Ramitas fueron formando un fueguito cada vez mas grande atrayendo al quincho a los pedaleros frustrados y al caer la noche se transformó en una pattiada con charla de amigos muy divertida y programaciones para el domingo.

El día nos perdonó, amaneció feo pero de a poco fue mejorando y después de desayunar, mientras las chicas se pasaban la planchita ( supongo, !!!! por que tardan tanto!!!) los desesperados estábamos con las bicicletas nerviosas en la puerta y ARRANCAMOS POR FIN.

Siguiendo a Luís a la cabeza y con Juan Matías arriando gente al final llegamos a La Cantera. Impresionante espectáculo de piedra donde nos sacamos la inevitable foto del grupo y comenzamos a subir por un sendero imposible de pedalear donde entre patinadas y puteadas llegamos a la cima donde nos sacamos fotos de todo tipo y posiciones. Siempre arriba seguimos un sendero hasta encontrar un camino mejor para bajar, que a partir de ese día se llama el sendero de LILI por haberle costado un golpazo que nos asustó a todos siendo llevada al hospital en la camioneta de Soria quien corrió con su bici junto a Mac a la quinta a buscarla (unos capos que llegaron fusilados)

El Resto del grupo, luego de un Aria cantada por Laura al eco de la Cantera (un lujo) se reagrupó y decidió continuar el camino al Cerro Centinela, con subidas y bajadas, mucho asfalto y paisajes increíbles. Cada uno comió lo que pudo comprado a la pasada y nos reagrupamos en EL Cazador, un puestito cercano donde merendaríamos y degustaríamos cerveza artesanal. Luego de algunas compras, volvimos a las cabañas.

Más charlas, duchas, olor a pata y demás, organizamos la cena, nada elaborado ( Hola? mandame 14 pizza y 20 Birra ) nos matamos no? La noche fué pasando y los cuerpitos cayendo de a uno y no necesariamente de mayor a menor. Recuerdo subirme a mi cucheta y nada más.

El lunes los tipos estaban todos cambiaditos desayunando para volver a salir. Despedimos a Luis y Lili que se volvían con una pata dura deseándoles buen viaje. Guiados en este caso por Julito fuimos al cerro Del Mate por caminos de tierra y ripio pero con pendientes que nos permitieron pedalear todo el trayecto hasta arriba donde obviamente que hicimos? siiiiii tomamos mate y nos sacamos algunos cientos de fotos volviendo libremente a las cabañas casi todo bajada, algunos paseando y otros compitiendo para agarrar primero el baño y darse la merecia duchita.

Bolsos, valijas, portabicis y saluditos entre todos empezamos a organizar la partida juntándonos en mi cabaña con unas empanadas y bebida de la noche anterior, cada uno fue partiendo.

En mi caso un viaje genial por lo compartido, vivido, experimentado y por la gente que conocí y un agradecimiento especial a mis compañeros de viaje por haber disfrutado de su compañía. Anécdotas miles que merecerían relatos aparte Lease (Champignones, alpargatas, sorrentinos, faltantes etc)

Un Abrazo a todo el Grupo y Gracias

GERMAN


Comentario de Juan Carlos

“Mas allá de un relato o una anécdota, es también como la pasamos de una manera especial con personas que no conocemos. Se puede convivir de una manera agradable impartiendo charlas que en cámaras de fotos no salen. Esta que se dice EL QUE QUIERE PUEDE nosotros con el problema del coche que fue un contratiempo no un impedimento para llegar y les aseguro que pusimos todas las pilas para llegar. Las dos chicas que me dieron fuerza para soportar el mal momento, me agradó mucho. Estas cosas pasan por algo.

Analía supero una etapa importante, no se tenía fe en la convivencia porque no frecuentaba un grupo de esta magnitud y le fue fabuloso. Otra mención es que en los momento feos estamos juntos. Fue mala suerte lo de la señora de Luís, pero nos dimos cuenta el grupo humano que somos. Esto se logra principalmente por los que están al frente del Grupo La Loma el que los conoce no los deja. Un abraso amigos nos vemos pronto”

SOLIDARIDAD, RESPETO, COMPAÑERISMO, BUENA ONDA, HUMOR, AMISTAD, CAMARADERÍA, PACIENCIA, VOLUNTAD, COLABORACIÓN, ANIMO, FUERZAS, ALIENTO, AGUANTE, PREDISPOSICIÓN, PREOCUPACIÓN, IMPROVISACIÓN.

Muchas gracias a todos los participantes por su granito de arena.

Grupo La Loma

2019-10-08T14:17:29+00:00 13 octubre, 2008|