Bavio con Calor

A Bavio con calor

Relato de Diego

¡Si, si, su guía de turno!, me toco la difícil tarea de ser Luis por una tarde, simplemente, remplazar al irremplazable!, por suerte no hubo muchas bajas que lamentar… así que continuo con el relato, que seria algo así:

Con una tarde espectacular, ideal para salir a quemar esas calorías de más, consumidas en el “atracón navideño”, iniciamos la salida hacia Bavio.

Éramos unos 35 bikers pedaleando bajo un cielo despejado y una leve brisa que nos acompañaron todo el recorrido, esto, sumado a la buena onda de todos, redondeamos una tarde ideal (como siempre!). Vale destacar la importante concurrencia femenina, que creo, fueron mayoría! y por otro lado, para muchos era su primer salida de distancia media, y se bancaron de maravillas esos casi, indoloros, 70 km!, así que felicitaciones y vamos por más!!.

Terminando este breve relato, quiero agradecer a todos por aguantarme y en especial a mis amigos (y ayudantes de turno), Marcelo Capurro y Luis Álvarez que me dieron una manito con la salida.

P/D: Gracias Luis por la confianza depositada en mi persona, pero… sos un inconsciente!!! Ja..ja! .Nos vemos!

Relato de Virginia

Platos sin lavar y algunos en plena digestión después de un almuerzo un tanto apurado. Y qué decir de los restos de los festejos del 24 y del 25… que se hicieron sentir en el cuerpo a la hora de comenzar a pedalear!!!!

Sin embargo, nada nos quitó las ganas. Ni siquiera el calor y los indicios de cantidad importante de pan dulce y garrapiñado en el cuerpo. En mi caso, era mi segunda vez que me sumaba a una salida. Llegué a la esquina acordada, y prácticamente nadie me conocía. Sin embargo, me hicieron sentir “como en casa”, y eso realmente, muchachos y muchachas, no tiene precio.

Y así, como quien no quiere la cosa, al cabo de 15 minutos éramos más de 20 y sin dudarlo, arrancamos a rodar, bajo la consigna de nuestro coordi, Diego, un fenómeno.

Muy interesante el primer rato de pedaleo… se armaron duplas de bicis con una linda charla… Vaya secretos habrá escuchado ayer el camino silencioso!! Algunos se reencontraban después de un tiempo, otros intercambiaban relatos de experiencias navideñas, y otros pocos simplemente se ocuparon de tomar ritmo en silencio.

Confieso que un buen tramo de viento cruzado y en contra no ayudó demasiado a los principiantes y empachados de nochebuena, entre los que me incluyo, claro. Sin embargo, también nos ayudó a soportar el calor.

Tarde cálida de verano, con brisa reparadora, senderos luminosos, y verdes de todos los matices, fueron escenario del cual nos sentimos orgullosamente parte. La frescura de las aromáticas que también se hizo presente, y un cielo pleno de luz para nosotros.

De a poco, los cansancios festivos fueron quedando en el olvido, y dieron lugar a otros cansancios musculares, cargados de adrenalina, que curiosamente, se soportaban porque el grupo nos llevaba.

Nos sentíamos bien, estábamos contentos de poder estar allí, y como siempre, por lo que me contaron, la tarde se sucedió en un clima de alegría, solidaridad y camaradería.

Algunos tropiezos y caídas menores, entre los que también me incluyo (culpa de una vía entrometida, por supuesto, jaja), algún pedal que voló por la ruta, uno que otro extraviado, o mejor dicho demorado, fueron algunos de los condimentos que por supuesto, no podían faltar.

Ah, por cierto, antes que me olvide!!! Me pidieron que escriba lo siguiente: que “El Pela” no se cayó, pero que Cruce Varela Sí!…

En fin, si bien hoy “no hubo magia con cartas”, como el otro día, en secreto les digo que, como siempre, hubo magia de la otra… ustedes me entienden.

Hasta la próxima, y gracias por tanta energía!!! Gracias por todo, y que comiencen un buen año!!!

Virginia… ¡principiante!

Por | 2019-01-02T17:46:36+00:00 diciembre 26th, 2011|2011, Salidas|Sin comentarios