Entrenamiento en Bavio

¡Hola, gente linda! ¿Qué tal?
Yo acá recuperándome de la “carrerita de ayer”. Seguramente ahora, la mayoria esta disfrutando de la salida a San Vicente y les confieso que..me tuve que atar a la pata de la cama para no ir, ¿no, Luis?
Luis se te extraño ayer y te perdiste de fotografiar lo que yo llamo ” mi primera caida de ciclista”… ¡Qué lástima!

Bueno les quiero contar que fue una salida distinta a las de cicloturismo.. Por lo menos yo, fui todo el viaje concentrada en no gastar ni una gotita de pilas para probarme en el circuito.
Salimos a las 9 am, alrededor de unos 12 bikers y fue increíble con la tranquilidad que fuimos, lo más dificil fue contener la ansiedad ante el apuro de alguno que salió a pasarnos… ja ja ja… maníatico
Bueno llegamos a Bavio y despues de hidratarnos (ain Quilmes) y comer algún alimento rico en calorías (no choripán), emprendimos la largada… nioommm!

Bue, lo primero que encontramos al largar fue el VIENTO EN CONTRA, ahí estaba, infaltable y más molesto que nunca. Nos tocó en todo el trayecto de asfalto, y para el colmo, además de sumarle el cansancio acumulado de cada vuelta se fue incrementando cada vez más.
El recorrido alcanzado por cada uno fue diferente, algunos optaron por una vuelta, otros por dos y otros por tres… esta última fue mi opción.
Eso si, quiero contarles lo que me paso personalmente frente a esta experiencia que, por ser la primera, me deja muy feliz…y ojala le sirva a quien intente hacer esto (participar de una carrera).
Es muy importante el compañerismo, no sentirse solo y estar motivado por la gente que nos acompaña.

Mis tres vueltas las di junto a Enrique y en la segunda se sumó el infaltable Matias… juntos pudimos hacer un promedio que me deja muy contenta pero lo más importante fue que lo disfruté muchísimo.
Ahora…, era la tercera vuelta, junto a Enrique el viento nos habia agotado demasiado, el promedio del reloj bajaba de forma importante y además ya nadie andaba por el circuito….pero fue a mitad de la vuelta en la que aparecieron Juanca y Matias (quienes venian a nuestro encuentro) y a la voz de aliento “¡Vamos Grupo La Loma!”, fue que aparecieron mis ganas de vencer el cansancio y llegamos a completar la ultima vuelta sin bajar el tiempo…. así que chicos… ¡esto es! Se necesita del aliento de todos para todos los que vamos a correr…comprobé que es de mucha importancia y más cuando uno siente que ya son las ultimás gotas de energía las que quedan.

Asi que espero que todos esten ahí… tenemos una carrera por hacer.

Les mando un beso.-
Pau.-

PD: Para los que estuvieron el domingo y supieron de mi caida: Les cuento que estoy muy bien y que tan solo tengo unos raspones en mi rodilla, nada grave. Pero aprendi que cuando uno esta cansado es cuando “más” tiene que prestar atencion para que no les ocurra algun percanse de este tipo.

2019-11-29T18:25:53+00:00 19 agosto, 2006|