La Balandra…

La Balandra…

Relato de Andres

Eran las 8:50 de la mañana del sábado y estaba llegando a Plaza Moreno, como el monumento estaba ocupado con chicos que salían de algún boliche, creo que alguna vez hice algo así hace tanto! como cambian las cosas con el tiempo, y buscaba al grupo de ciclistas sin encontrarlos, di una vuelta y creí que había errado el horario y justo cuando marcaba un teléfono apareció Perla por un extremo de la plaza, me alivió porque podría seguir al grupo con alguien más, unos minutos más tarde se sumó un nuevo integrante: Augusto, un muy entusiasta deportista, Mariana que no nos había visto apareció más tarde, Amalia, otra nueva ciclista que se sumo a la salida; y finalmente Marcelo.

Luego de unas fotos y palabras intercambiadas hincamos la marcha hacia el final de la avenida 7.

Antes de salir llamo Germán avisando que nos alcanzaba la bandera del grupo para las fotos, partimos por el diagonal 73 y la avenida 7 hasta el final de la misma, y cuando faltaban pocas cuadras apareció Germán para hacernos entrega de la bandera: Gracias Germán, le diste carácter oficial a la salida, hicimos algunas fotos y seguimos.

Partimos por el camino de tierra que desemboca en la fabrica Vacalín de Bavio por un lado y en el arroyo zapata de la ruta 11 por el otro, este fue el camino elegido, haciendo buen tiempo, parando en un puente antes de la ruta para un refrigerio, sin que Augusto pudiera colar alguna fruta con nosotros, y unas fotos, sin ningún contratiempo mecánico de por medio, llegamos a la ruta 11 muy rápido ya que el grupo era bastante compacto y parejo.

Ya en la ruta, extremando precauciones por los vehículos, hicimos un alto en el parador El Recreo, donde nos reaprovisionamos de agua y aprovechamos a estirar las piernas, evaluando seriamente la posibilidad de que la salida muera allí con un suculento almuerzo, y Augusto ofreció nuevamente frutas al grupo, proseguimos hacia la Balandra, llegamos bien, con el sol ya castigando la piel.

Augusto aprovecho antes de la comida para reiterar el ofrecimiento de fruta fresca y cuando intento degustar las bananas se dio cuenta que estaban algo golpeadas, pero las mandarinas fueron devoradas con sumo gusto por todos.

Unos emparedados para el almuerzo junto a una gaseosa, charla animada, un amiguito de cuatro patas que se sumo al almuerzo, conitos de dulce de leche como postre y a dar una vuelta por la playa, foto grupal, paseo por la playa, y vuelta por Berisso, por el camino de las cañas, hermoso recorrido para el que escribe, nunca me hubiera imaginado que estando tan cerca había cosas tan lindas. Creo que descubrí más de los alrededores de La Plata desde que estoy pedaleando con ustedes de lo que había descubierto nunca antes: Gracias por eso.

Terminamos en la avenida Montevideo de nuevo, y volvimos por el polo industrial de Berisso, y finalmente por la Avenida del Petróleo Argentino, misma que le hace honor al nombre por el canal que la acompaña paralelamente.

Fuimos pocos pero como siempre el espíritu fue grande en todo, las ganas incomparables y el compañerismo Único, como siempre lo es en todas las salidas.

Espero esto exprese una idea chiquita de lo que fue otra salida hermosa del grupo.

Bienvenidos al grupo Amalia y Augusto, muchas ganas en la primera salida, los espero en la próxima.

Un saludo a Lilian, pronta mejora y cuando te acuerdes de todo esto te vas a reír sin duda.

Por | 2020-02-12T18:13:09+00:00 octubre 18th, 2008|2008, Salidas|Sin comentarios