DESTINO OLIDEN, MIEL, GALLETA Y ALGO MAS…

Nos cuenta Jorge

Cuentito- Viento: ¡no te tenemos miedo!

La mañana del Domingo 24 de abril, se presentó con incipientes brisas frescas que ignoramos sin darle mayor trascendencia,  con un sol dubitativo que apenas se asomaba entre las nubes bajas. Ideal para salir a pedalear. 

A las 9.00hs el grupo  estaba listo para arrancar desde 44 y 132 rumbo a una nueva aventura, rumbo al infinito y mas allá…  digamos… ésta vez el destino era el mágico pueblito de OLIDEN, mas o menos a 50km.

Al team  liderado por Tincho y los experimentados Andrea, Ale y Pato, siempre hay gente nueva que se suma para experimentar  “¿como es el Grupo de la Loma? ¿como es que hace Cicloturismo EN SERIO?.  Esta vez no fue la excepción y ahí estaban Martin y Alejandro, dos amigos con muy buena onda.  Ale, resultó hombre de POCAS PALABRAS y retraído en si mismo…

Salimos.  La ida fue fantástica, sin problemas mecánicos y pedaleando a buen ritmo  por caminos internos que no presentaron problemas… “Papita pal loro” pensamos muchos… Incluso,  Ale, a esta altura alias  “el Mudo”, nos sorprendió con música funcional  que brotaba de su mochila a todo volumen para beneplácito o susto de quienes creímos que se venía de atrás un Torino descontrolado, con ventanillas bajas para pasarnos por arriba.  Por cierto ¡muy buena la música (bien de la época…  Salvo Santi, todos las conocíamos)!.

Al llegar a destino,  paramos en la panadería del Lugar (donde vimos salir a Martin y Alejandro con una provision de Galletas (Zapas/Alpargatas) como para los próximos 6 meses, pero en el almuerzo, las convidaron generosamente y les dimos flor de saque!

No podía faltar el Budin de Eve , esta vez de Chocolate, redondito y apetitoso. Lo hicimos bolsa en 5 minutos. Sin amedrentarnos, le dimos duro a la exquisita Torta que compartió Martin.

Y vimos salir a flor de piel, las dotes de Veterinario de Tincho (el Lider) cuando quiso curar la herida a un canino amistoso que salió huyendo (como diciéndole a Tincho “mejor seguí dedicándote a la música”).  Luego hicimos la foto del recuerdo en la antigua Estacion de ferrocarril y casi casi, nos hacemos un paseo en el PONI que gentilmente se acercó a nosotros.  A esta altura, vale acotar que el MUDO, ya había parlado a dos vecinos para que se sumen a la próxima vuelta.

Emprendimos el regreso, con energías renovadas por el Budin, la torta, las galletas y unos buenos mates, Y EL ORGULLO INTACTO de QUE NOS COMIAMOS LA VUELTA a PURO PEDAL…..

Fue salir al primer camino descampado… cuando apareció de repente, sin aviso previo, ese nuevo y provocador compañero que tendríamos hasta el FIN de la jornada… sí… el vientito… apretamos los dientes, hubo alguna sonrisita  yo pensé “que te pasa Viento… no te tenemos miedo”… venis de costado… y asi los primeros 30 minutos (o tal vez fueron 10) veníamos bien… hasta que el viento decidió ponerse de Frente…. ¡¡LPMQLP!!  (sin traducción directa porque hay menores)…  hablo por mí, no les puedo decir lo difícil que se hacia… menos mal que Diego, otro de los experimentados que reaparecia, empezó a organizarnos para lograr una perfecta “formación en bloque” que pareció neutralizar al enemigo y nos permitió avanzar con decisión…. Hasta que dejamos de tener el breve reparo de los arboles y el viento volvio de nuevo a la carga… causando desazón y separando en distancias al grupo… la tensión aumentaba ¿volveriamos a ver a quienes se retrasaban? ¿llegariamos a destino? .

 Sacando el espiritu profundo que todo ciclista lleva adentro, resistimos sus embates  una y otra vez… y cada parada se parecía a un oasis en el desierto.

En un momento, Diego me dice “Jorge, estas bufando como una ballena… te vas a quedar planchado en cualquier momento… regulá por la nariz ”  (no se como bufan las ballenas, pero asumo que fue una expresión de aliento para disipar la desesperación que de a poco se iba apoderando de mi…) .

Si no fuera por la música del Mudo, creo que mas de uno nos dábamos por vencidos…

No puedo dejar de mencionar como aliciente que algunos trajimos  plantitas de Carqueja, gracias a que Ale (el mudo) ahora en su rol de botánico, nos ayudo gentilmente a conseguir. 

Al final llegamos y entramos Triunfantes a nuestra querida  La Plata, sin ninguna Baja, con la satisfacción de haber derrotado al viento , al menos esta vez, y pensando que ahora se viene el invierno y no dudo nos pedirá revancha… como sea… VIENTO: NO TE TENEMOS MIEDO.

Excelente Jornada! Muchas gracias Grupo La Loma!

JORGE B.

Por | 2022-04-28T10:31:20+00:00 abril 28th, 2022|2022, Salidas|Sin comentarios