Domselaar, talabartería y algo más…

        Domselaar, talabartería y algo más… 

No fue una salida más, por Marcelo Ponti

Este domingo 18 La Loma propuso su salida dominical a los pagos de Domselaar, pintoresco pueblo entre San Vicente y Coronel Brandsen.

El calor fue el compañero fiel desde el principio al fin.

Hubo brotes de carnaval, con baldazo incluido, jajaja (gracias a ese baldazo se pudo viajar fresco).

Pero la anécdota del día, fue que existe un 50% de posibilidad que haya colocado los pedales al reveé, el First Certificate no lo pude aprobar todavía.

Si bien de ida se me salió una vez y consideraba que estaba todo ok, al regresar las roscas estaban barridas y ahí comenzó la hecatombe.

Fueron 5 paradas seguidas con el núcleo duro de La Retaguardia, en la que alambres, precintos, trapo según Gonzalo, cinta teflonada, silver tape, cinta de bebe, jajaja, cinta de aluminio (ahí Porras sacó su cuchilo de supercorte y el Tucu inventó con un tarro de Off verde una camisa para que la rosca del pedal ingresara a presión, cosa que duró 230 metros…).

A esta altura ya habían sido cinco las paradas y el calor no aflojaba, en el último intento, llegando casi a la Ruta 6, ahí fue que encontramos un par de autos quemados y de ellos reciclamos un tornillo largo con rosca (más que tornillo, era una varilla roscada de aprox. 10 cm y sus tuercas). La colocamos de pedal, el Tucu le mandó goma, para que el pedal sea más amigable con mi zapatilla; y fue así que emprendimos el regreso.

Al kilómetro y medio el dichoso pedal se voló por rosca floja y fue cuando colocamos el segundo pedal made in Ruta 6: esta vez fue tuerca contra tuerca, y esta vez seria la última, pedalazo al fin.

Veniamos todos con poca agua, calor y cuando faltaban 3 km para la rotonda que conecta la Ruta 6 con la 215, ingresamos a un kiosko polirubro, por el que minutos antes un par de ciclistas habían arrasado con toda bebida fresca que encontraron. Apenas pudimos comprar 5 cocas y una de ellas light, ya que me cuido con los azúcares….

Después de refrescar nuestras sedientas gargantas zarpamos rumbo a la Ciudad de La Plata, no sin antes colocar el sobrante de la Coca en mi querida Samara 16, (venía hinchadita pobrecita).

encontramos un par de autos quemados y de ellos reciclamos un tornillo largo con rosca

Siempre creí que nunca podía pasarme algo así… y esta vez me tocó, pero hubo un grupo de gente que entre risas y trapos, alambres y precintos, hicieron entretenido este mal rato.

Agradezco a Gonzalo, Tucu, Porras, Martin, Hugo, Javier y Guille, que sin ellos todavía estaría caminando por los pagos de Domselaar (escribo a las 22:25 h)

Qué fácil se hace una salida cuando hay gente que te espera y te banca, pedalée y siempre había alguien detrás mío por si pasaba algo. Se los agradezco y pido disculpas por el retraso, como así también a todos los que una vez arribados a La Plata estaban esperándonos en 19 y 44.

Linda salida con muchas moralejas:

  • La primera left y right no son sinónimos ni caramelos, una es izquierda y la otra derecha.
  • No creas que a vos no te puede pasar, siempre te puede pasar, nadie esta exento de una mala tarde o por lo menos de una tarde distinta.
  • Aprender a valorar el tiempo que otros dan por vos es parte de los eslabones de una gran familia que día a día se van afirmando.
  • El baldazo de agua me encanto, pero… tendrá su respuesta, ja ja ja ja… muejejé.
2018-02-19T03:02:53+00:00